DISCOVERY DSALUD TELEVISIÓN
CONSEJO ASESOR DSALUD

 
     REPORTAJES
NÚMERO 133 / DICIEMBRE / 2010
   SORPRENDENTES PROPIEDADES DE LA SANGRE DE DRAGO


Pocas sustancias naturales reúnen las propiedades de la sangre de drago, es decir, la savia de color rojo sangre que surge al rasgar la corteza de algunos árboles de la Amazonía y, más concretamente, del Croton Lechleri. Utilizada desde hace siglos por las comunidades indígenas ha demostrado poseer propiedades analgésicas, antiinflamatorias, antivíricas y antibacterianas. Y tanto ingerida como aplicada tópicamente es eficaz en el caso de las úlceras. Sus aplicaciones prácticas son por ello innumerables y aunque la compañía farmacéutica Shaman trata hoy de obtener moléculas activas que le permitan patentar distintos fármacos los botánicos que la han estudiado en el seno de las tribus amazónicas afirman que las posibilidades terapéuticas de la sangre de drago son mucho mayores de las que pueden conseguirse con la suma aislada de cada uno de sus principios activos aunque aún así los beneficios sean notables.

"El árbol de sangre de drago estaba sólo unos minutos más allá. Era un árbol alto y delgado, con una suave corteza pálida; no parecía nada jugoso pero cuando doña Luisa lo cortó con su machete la savia, de color y consistencia similar a la sangre, fluyó como de una herida. Mientras sostenía una taza para tomar el líquido estaba eufórica. ¡La había buscado tanto tiempo! Era, lo sabía, un agente hemostático muy eficaz, una de las plantas que la compañía farmacéutica buscaba especialmente. La había usado externamente para detener la hemorragia de un mal corte que sufrí en un brazo... La había visto administrar por vía oral para detener una hemorragia interna después de un parto… ¡Sabía que podría salvar muchas vidas!"

Cita extraída deAprendiz de doctor-brujo: a la búsqueda de plantas medicinales en la Amazonía de Nicole Maxweel (1994).  

La industria farmacéutica lleva décadas investigando las sustancias naturales que las culturas indígenas de todo el mundo utilizan terapéuticamente desde tiempos inmemoriales a fin de encontrar sus principios activos y cómo comercializarlos patentando su “uso” o bien fabricar moléculas sintéticas similares y patentables. Pues bien, una de esas sustancias es la llamada sangre de drago, un látex viscoso de color rojo sangre que se obtiene rasgando la corteza de algunos árboles siendo la más estudiada la que produce el Croton Lechleri, un árbol que puede alcanzar más de 25 metros de altura con hojas en forma de corazón y flores de color blanco verdoso que puede encontrarse en el alto Amazonas, Perú, Ecuador y Brasil a una altitud de entre los 1.200 y los 3.000 metros en el interior de los bosques lluviosos de montaña.
De ella hablaría ya el cronista y científico jesuita español Bernabé Cobo en su monumental obra Historia del Nuevo Mundo escrita en 1653 después de 40 años de viajar por gran parte de los virreinatos españoles de América. Sin embargo esa descomunal obra quedó inédita y en gran parte se perdió. Por fortuna para la historiografía científica se conservaron 14 libros sobre la historia natural de aquellos territorios que vieron la luz entre 1890 y 1893.
La primera parte trata del aspecto del Nuevo Mundo y de sus especies vegetales y animales. Y en ella podemos encontrar las primeras referencias escritas sobre sus usos medicinales pues Bernabé Cobo cuenta cómo las tribus indígenas de México, Perú y Ecuador se servían del látex para untarla sobre las heridas sangrantes y así acelerar la curación al cerrar y proteger las lesiones de una posible infección. Y es que la savia se seca rápidamente y forma una barrera, una segunda piel. En la medicina herbaria peruana se recomienda precisamente por eso para las hemorragias, como ducha vaginal antiséptica y por vía tópica para curar heridas. También se utiliza internamente para las úlceras de la boca, la garganta, los intestinos y el estómago, como antivírico en las infecciones estomacales y de las vías respiratorias superiores, interna y externamente para el cáncer y, por vía tópica, para los trastornos de la piel y las picaduras de insectos. En la medicina tradicional brasileña la savia se utiliza principalmente en los casos de heridas, hemorragias, diarrea y úlceras bucales así como tónico general.
Bien, pues tres siglos después de que aquel científico español diera testimonio vivo de tales propiedades ahora se han confirmado: esefectivamente cicatrizante, antiinflamatoria, antiséptica y analgésica.

FARMACIA NATURAL

El botánico norteamericano James A. Duke, uno de los padres del renacimiento del interés por las plantas medicinales en la comunidad científica y hombre vinculado durante muchos años a su búsqueda además de colaborador de los Institutos Nacionales de la Salud en el registro de plantas con propiedades anticancerígenas definió la sangre de drago como una de “las plantas ‘superstar’ de la Amazonía”. “Cuando estoy en Perú –escribió Duke en su obra La farmacia verde- uso esta planta de inmediato cuando sufro un corte o una abrasión”.
Y es que la sangre de drago es un auténtico almacén de fitoquímicos pues contiene ácidos grasos insaturados, proantocianidinas, fenoles simples, diterpenos, triterpenos, antraquinonas,fitoesteroles, alcaloides biológicamente activos y lignanos. En todo caso los científicos atribuyen muchas de esas propiedades -en especial su capacidad para cicatrizar heridas- a dos sustancias concretas: un alcaloide llamado taspina y un lignano llamado dimetilcedrusina. “Si bien cada uno de ellos por separado –la dimetilcedrusina, el pycnogenol y la taspina- han demostrado curar eficazmente heridas en ratas la sangre de drago ha demostrado acelerar la curación cuatro veces más. La sustancia entera es mejor que la suma de sus partes. La sinergia hace a la plantas más fuerte; la diversidad hace a la selva tropical más fuerte”, afirma Duke. Y hay más. Porque tres de susalcaloides son antitumorales: la piridona, la indol aporfina y la quinoleína.
Hablamos pues un producto natural de amplísimo espectro. Hasta el punto de que el doctor John Wallace-de la Facultad de Medicina de la Universidad de Calgary (Canadá) e investigador que lleva muchos años estudiando la sangre de drago- predijo que cada botiquín casero y de primeros auxilios en América del Norte estaría un día repleto de medicamentos elaborados con sangre de drago.
Hoy sus propiedades farmacológicas están recogidas en España en el trabajo Interés terapéutico del látex de Croton lechleri, obra de Ester Risco, José Iglesias y Salvador Cañigueral, miembros todos de la Unidad de Farmacología de la Universidad de Barcelona. Y tal como éstos explican la sangre de drago posee:
1) Actividad cicatrizante.
Una de las actividades más conocidas de la sangre de drago -y de las primeras en ser estudiadas- es que estimula la contracción de la herida, ayuda en la formación de la costra y regenera rápidamente la piel ayudando a la formación de colágeno. Siendo la taspina la que promueve las fases tempranas de la curación, reduce los índices de ulceración y aumenta el espesor y consistencia de la capa de mucus gástrico. Ahora bien, insistimos en que como dice Duke el látex total es más activo que sus componentes aislados porque a las propiedades de la taspina habría que añadir la acción cicatrizante de los polifenoles, de la dimetilcedrusina y la acción de contracción que ejercen las proantocianidinas, flavonoides que contribuyen a la formación de una costra dura sobre la herida.
2. Acción analgésica y antiinflamatoria.
Wallace y su equipo de investigación de la Universidad de Calgarycentrarían su investigación en su capacidad como inhibidora de la inflamación y el dolor. Y así, en un artículo titulado La savia de un árbol de América del Sur es analgésica, antiinflamatoria y antibiótica que publicaría en Natural Science en mayo 2000, escribió: “La sangre de drago no sólo previene la sensación de dolor sino que también bloquea la respuesta del tejido a los químicos liberados por los nervios que promueven la inflamación. No hay actualmente otra sustancia que conozcamos que tenga las mismas propiedades”.
En estudios de laboratorio la investigación de Wallace demostraría que la sangre de drago bloquea la activación de las fibras nerviosas que transmiten señales de dolor al cerebro. Por tanto funciona como un analgésico de amplio espectro. Otra de las pruebas que cita se realizó con trabajadores en control de pestes del estado norteamericano de Louisiana. Descubrieron que un bálsamo hecho de sangre de drago proporcionaba alivio en caso de mordeduras y picaduras de una amplia variedad de insectos en apenas 90 segundos. El estudio mostró además que su capacidad analgésica y el alivio que proporcionaba de alguno de los síntomas -como la picazón y la hinchazón- duraba cerca de seis horas. Respecto a otros tipos similares de dolor e inflamación en el tracto gastrointestinal, gastritis, enfermedad ulcerosa y diarrea infecciosa Wallace señaló que su experiencia en laboratorio con animales en esas condiciones demostraba que la sangre de drago promueve la curación gastrointestinal. Wallace, que promueve estos estudios en colaboración con investigadores del Albany Medical College de Albany (Nueva York, EEUU), asegura que el aislamiento de los ingredientes activos de la sangre de drago podría llevar por ello a terapias para un amplio rango de enfermedades inflamatorias, incluyendo el asma, la artritis y la colitis ulcerosa.
3) Acción antiviral y antibacteriana.
Numerosos estudios avalan la actividad antivírica de la sangre de drago y, principalmente, de una proantocianidina: laSP-303. Experimentos in vitro muestran que inhibe diferentes virus DNA y RNA; incluyendo el virus herpes (HSV tipos 1 y 2), el virus de la hepatitis (A y B), el virus de la influenza A (FLU-A) y el virus de la parainfluenza (PIV). También es efectivo contra el virus RSV (virus sincitial respiratorio).
Cabe agregar que las posibilidades antibacterianas de la sangre de drago posibilitan su uso -como indicamos antes- en los casos de mordeduras y picaduras de insectos, laceraciones y quemaduras.
4) Actividad inmunomoduladora.
Observaciones clínicas de un grupo de médicos del CEIA -profesionales de la Medicina interesados en actualizar información en el ámbito de las terapias biológicas, en este caso de la Fitoterapia- indican que la sangre de drago puede ser útil como adyuvante en el tratamiento de las patologías autoinmunes, cancerosas, neurológicas y virales. Y es que ha demostrado in vitro actividad inmunomoduladora y, dependiendo de la concentración ensayada, estimula o inhibe la fagocitosis de neutrófilos y monocitos Además la estimulación de la fagocitosis está acompañada del incremento en el número de células que fagocitan más de una partícula (índice fagocítico).

USOS RECOMENDADOS

La sangre de drago se puede ingerir por vía oral -diluida en un poco de agua- o en cápsulas así como de forma tópica pero su uso debe hacerse siempre bajo control dada la potencia de sus ingredientes. Su acción es tan fuerte que bastan una o dos gotas en un vaso de agua para iniciar el tratamiento. Finalmente, en su presentación en polvo seco se puede aplicar directamente en heridas y laceraciones para acelerar la cicatrización. Incluso es eficaz para aliviar las marcas en casos de acné.
Tópicamente alivia el dolor, reduce la reacción inflamatoria y ayuda a que se forme costra y a que la piel se regenere de manera rápida por lo que es muy útil en el caso de quemaduras, dermatitis, picaduras, mordeduras y úlceras de la piel.
La sangre de drago ayuda igualmente a desinfectar heridas y a combatir el herpes simple. Se utiliza asimismo como antiséptico vaginal y sobre llagas en la boca. También puede ayudar a sanar otros daños en la mucosa bucal, incluidos los infligidos tras una extracción dental. Tradicionalmente el remedio con sangre de drago se preparaba disolviendo el látex en una infusión de llantén o malvavisco para usarla a continuación en forma de lavado, enema o friegas sobre el área afectada de la piel.
En uso interno la sangre de drago está indicada para proteger y reparar las mucosas gastrointestinales. Estudios realizados en la Universidad PeruanaCayetanoHeredia de Lima han confirmado también su eficacia frente a la Helicobacter Pylori a la que se sitúa en el origen de diferentes patologías: gastritis, enfermedad ulcerosa e, incluso, de un tipo de cáncer gástrico. Los autores del trabajo Actividad antibacteriana de la sangre de drago (Croton lechleri) frente a la Helicobacter Pyloriescriben: “Los resultados de este estudio demuestran que la sangre de drago tiene actividad antibacteriana frente a la Helicobacter Pylori; asimismo se ha demostrado que para el producto concentrado este efecto es de tipo bactericida y no solo bacteriostático”.
Cabe añadir que también se recomienda en el caso de infecciones gástricas e intestinales, en gastroenteritis, gastritis, colitis ulcerosas, diarreas y síndrome de colon irritable.

¿AYUDA O EXPOLIO?

No cabe duda, tras saber lo mencionado, de que la comercialización de la sangre de drago debería constituir una fuente de riqueza para los pobladores de la región amazónica. Bueno, eso cabría esperar si no fuera por la voracidad ya manifestada en anteriores ocasiones por las compañías farmacéuticas, muy interesadas en el desarrollo de nuevos fármacos a partir de principios obtenidos de plantas medicinales… pero no de compartir los beneficios con quienes poseen en sus territorios esas sustancias.
La compañía Shaman Pharmaceuticals, por ejemplo, ya ha desarrollado dos productos derivados de la sangre de drago: Provir -un antidiarreico- y Virend -un antiherpético-. Ambos productos se encuentran en la etapa de ensayos clínicos desde que a la compañía se le otorgara la patente estadounidense 5.211.944 para asegurarse de su uso exclusivo como “antivírico”. Y ha obtenido igualmente la exclusiva para su uso en diabetes de dos de los principios activos de la sangre de drago: el de la criptolepina (5.681.958) y el del triterpenoide (5.691.386).
Lo singular es que Shaman presume de tener una postura “progresista” y de respeto hacia las comunidades locales y los recursos biológicos alegando que el desarrollo de nuevas medicinas a partir de la diversidad biológica silvestre y el conocimiento etnobotánico local no sólo beneficiará a la compañía sino que también ayudará a la conservación de la diversidad biológica y a mejorar la calidad de vida de las poblaciones indígenas. Para ello se sirve de una ONG creada para este fin -The Healding Forest Conservacy- cuyo presunto propósito es “promover la conservación de los bosques tropicales y el beneficio de los habitantes de los mismos”. Lo que como declaración de principios no está mal sólo que Shaman actúa asimismo como punta de lanza de grandes trasnacionales farmacéuticas como la estadounidense Eli Lilly, la alemana Merck o la japonesa Ono Pharmaceutical Company y eso abre paso a más que razonables suspicacias. Además los hechos valen más que las palabras y mientras esa compañía afirma que retribuirá la contribución que hacen las comunidades indígenas a los descubrimientos y logros científicos mediante la participación en los beneficios cuando los productos hayan sido patentados y comercializados la realidad es que de momento los productos basados en la sangre de drago se patentan en Estados Unidos sólo bajo el nombre de la compañía. En ninguna de las solicitudes de patente se hace mención alguna a la contribución de las comunidades indígenas ni se las menciona como “inventoras” ni, por supuesto, como copartícipes de la titularidad.
La realidad es que una vez que las comunidades indígenas comparten sus conocimientos sobre las aplicaciones prácticas de las plantas pierden el control sobre esos recursos, sean o no “compensados” por ello. Es más, una vez los principios activos extraídos de las plantas, animales o microorganismos son patentados el acceso a los recursos puede ser restringido por las compañías en virtud de los monopolios derivados de los derechos de propiedad intelectual que se garantizan las multinacionales.
Porque el negocio de la enfermedad está en manos de unos cuantos con la complicidad de casi todos los gobiernos. Esa es la cruda y triste verdad. 

Sonia Barahona



© 2014 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

AVISO LEGAL / POLÍTICA DE PRIVACIDAD
Usuario
Clave
Iniciar sesión   ¡Registrate!
100% NATURAL
INDICIOS DETECTIVES
CLÍNICA ODONTOLÓGICA CABEZA FERRER