El cáncer es hoy la primera causa de fallecimiento en el mundo. Sólo en España provoca cada año la muerte de casi 100.000 personas en los hospitales. Sin contar a quienes, desahuciados, son enviados a morir a sus casas. Y no existe un solo fármaco utilizado en Oncología que haya demostrado en ensayo clínico haber curado un solo caso de cáncer. A pesar de lo cual los productos quimioterápicos constituyen, junto a la cirugía y la Radioterapia, las técnicas de tratamiento oficialmente promovidas. Ciertamente sobre las causas del cáncer, su desarrollo y cómo afrontarlo hay decenas de miles de estudios. Sabemos mucho sobre la enfermedad. Tanto que no sabemos curarla. Quizás porque la propia concepción de lo que es y significa el cáncer está equivocada. De hecho superar un cáncer no parece pasar por abrir el organismo para extirpar masas tumorales, quemarlas con radiación o intentar matar las células cancerosas con venenos. Tal estrategia ha fallado miserablemente pero se oculta para poder mantener el actual negocio del cáncer. Porque eso es exactamente: un negocio. De ahí que en Discovery DSALUD decidiéramos abordar abiertamente este problema, sin ideas preconcebidas y escuchando a todo el que afirme tener algo que aportar. Y debemos decir que hemos avanzado mucho. Hoy tenemos las ideas notablemente más claras. Sabemos, por ejemplo, que la mayor parte de las personas a las que se diagnostica un cáncer no mueren a causa de él sino de los agresivos tratamientos a los que se dejan someter. Algo muy grave. Como sabemos que todo indica que basta resolver los problemas psicoemocionales que suelen ser el detonante de su aparición, desintoxicar el organismo, equilibrarlo y aumentar las defensas del sistema inmune para vencer el cáncer. Cualquier “tipo” de cáncer. Pero todo esto es algo que explicaremos en un futuro próximo. Hoy exponemos de forma muy breve los resúmenes de los reportajes publicados hasta hoy. E invitamos al lector –y sobre todo a los profesionales de la salud, a nuestros representantes políticos, a los periodistas y, cómo no, a los enfermos- a leerlos ya que aportan gran cantidad de información poco conocida.


 Cáncer: ¿qué es y qué lo causa?
Podría decirse que el cáncer es el nombre que se da a la multiplicación descontrolada de una célula cuando pierde sus mecanismos de control en virtud de lo cual termina formando un tumor -masa celular más o menos compacta- que posteriormente es capaz de invadir los tejidos adyacentes y diseminarse por el cuerpo. Algo que puede suceder en cualquier tejido de cualquier órgano. Es decir, son células normales que se cancerizan a causa de algún “agente carcinógeno” que daña su ADN o a genes que se tienen desde el nacimiento propiciando esa posibilidad (los llamados protooncogenes y oncogenes). ¿Y cuáles son esos agentes carcinógenos? Pues puede afirmarse que son muchos: determinados virus (como el papilomavirus, el citomegalovirus del sarcoma de Kaposi o el virus de la hepatitis B), algunos parásitos, la irritación física crónica del organismo a causa de alguna patología, diversos productos químicos utilizados en la industria (son los casos del arsénico, el asbesto, el alquitrán, el amianto, las aminas aromáticas, el benceno, los cromatos, el níquel, el cadmio, el cromo, la bencidina o el cloruro de vinilo, entre muchos otros) y en la agricultura (pesticidas y fertilizantes, especialmente los derivados del petróleo), productos utilizados en Medicina (como los agentes alquilantes, el dietilestilbestrol, la oximetolona y el thorotrat), una inadecuada alimentación (por ejemplo, la ingesta excesiva de alimentos tóxicos, grasas saturadas, alcohol, alimentos ahumados y picantes), el tabaco y los cientos de productos tóxicos presentes en los cigarrillos, la radiactividad natural de los rayos cósmicos así como la propia de algunos minerales como el uranio o el torio, el gas radón, los campos electromagnéticos (en especial los generados por las torres de alta tensión y los trasformadores), las microondas de las antenas de telefonía y los teléfonos móviles, los materiales de desecho radiactivos de la industria nuclear, hospitales y centros de investigación, la radiactividad que se incorpora artificialmente en muchos alimentos y bebidas durante su elaboración antes de ser comercializados (los crustáceos, mejillones, chirlas y almejas la concentran especialmente), las explosiones nucleares, etc. Todo ello sin olvidar que la mayor parte de los cánceres se manifiestan cuando el sistema inmunitario está bajo mínimos y se ha sufrido algún shock traumático inesperado que se vive en soledad. Algo que, como demostró el Dr. Ryke Geerd Hamer, se manifiesta además en el cerebro como puede fácilmente constatarse con un simple TAC (Tomógrafo Axial Computerizado).

(Información publicada en los números 35 y 36).
 

 Causas psicoemocionales del cáncer
El médico alemán Ryke Geerd Hamer -sin duda uno de los hombres más injustamente perseguidos y vilipendiados de nuestra historia reciente- demostró más allá de toda duda razonable que el cáncer es un proceso biológico natural que el cuerpo pone en marcha como respuesta a un shock traumático inesperado, un choque conflictivo biológico que se vive en soledad y pilla a contrapié. Y que dependiendo de la naturaleza del conflicto -afectivo, laboral, sexual...- queda afectada una u otra área del cerebro y, por correspondencia biológica, uno u otro órgano. Así que mientras dura el conflicto el cáncer se extiende. Sin embargo, si el conflicto se resuelve el cáncer se detiene y el propio organismo lo hace desaparecer. Por lo que en muchos casos la mejor manera de curar un cáncer es actuar sobre el problema psíquico y emocional dejando a continuación que actúe la naturaleza. Es más, para Hamer tanto los microbios como los virus son indispensables en la fase de curación. Obviamente no es partidario pues de radiar o de dar quimioterapia. Y sólo en casos extremos, cuándo está en juego la vida del paciente, justifica la cirugía. Cabe añadir que son muchos los médicos que han verificado las afirmaciones y postulados de Hamer. Hay casi una treintena de estudios al respecto, algunos de ellos avalados por universidades europeas y oficializados notarialmente. Sin embargo, La Nueva Medicina Germánica postulada por Hamer sigue sin ser reconocida.

(Información publicada en los números 37 y 38).
 

 Fracaso de los tratamientos convencionales contra el cáncer
Uno de cada cuatro españoles morirá de cáncer. Así lo aseguró al menos públicamente en el 2003 Mariano Barbacid, director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Y, de hecho, según un informe de agosto del 2005 el cáncer se ha convertido ya en la primera causa de muerte global en España desde 1999. Es más, el propio Barbacid ha afirmado que la Quimioterapia funciona tan sólo en un 10% de los casos y la cirugía –siempre que el temor sea muy pequeño- en un 40%. Es más, asegura que el 90% de los fármacos que se utilizan en Oncología son altamente tóxicos y en muchos casos sirven sólo para paliar los propios efectos secundarios de los quimioterápicos. Todas las cifras constatan el fracaso global de los tratamientos convencionales. A pesar de que sólo en Estados Unidos se han gastado en la actual línea de tratamientos contra el cáncer desde 1971 más de ¡doscientos mil millones de dólares! El resultado es, sencillamente, pésimo. El epidemiólogo alemán Dieter Hoelzel -del Centro Clínico de la Universidad de Munich (Alemania)- concluyó hace dos años que en los últimos 25 años no ha habido ningún progreso en la supervivencia del cáncer metástatico de colon, pecho, pulmón y próstata, culpables de la muerte por cáncer en el 80% de los casos. La cruda realidad, pues, es que los pacientes de cáncer mueren hoy tan rápido como hace 25 años. Pero ese dato se oculta.

(Información publicada en los números 39, 50, 51 y 75).
 

 Cáncer: los problemas de diagnóstico
Hasta hace relativamente poco no se disponía de métodos precisos para la detección precoz del cáncer -ni en sus estadios previos, ni en sus fases iniciales- ni podía hacerse un seguimiento adecuado de los casos. Es más, las pruebas efectuadas daban a veces “positivo” a pesar de que los pacientes no sufrían ningún tipo de cáncer -lo que se denomina un “falso positivo”- al tiempo que en otros los resultados aparentemente eran negativos cuando era obvio que el paciente sufría cáncer –un “falso negativo”-. Y, sin embargo, ese navegar a ciegas habría podido evitarse en muchos casos con la implantación de un método económico y bastante preciso de diagnóstico desarrollado por Sam Bogoch, médico y bioquímico formado en Harvard que en 1991 dio a conocer los resultados de sus más de 20 años de investigación destinados a reconocer en sus estadios primitivos prácticamente todas las formas de cáncer. El método, conocido como AMAS y que no se utiliza en España, detecta con una precisión inusual en otros métodos los anticuerpos presentes en una muestra de sangre del paciente. Aprobado por la FDA norteamericana en 1994 el AMAS mide la cantidad en sangre de un anticuerpo específico denominado anti-malignina que actúa contra la íntima capa proteica de la célula cancerosa y que, según Bogoch, se encuentra en todos los tipos de cáncer (no se conoce ningún tipo de cáncer que no reaccione a esta prueba). El método AMAS no sólo permite efectuar la detección precoz sino además seguir la evolución de la enfermedad midiendo la efectividad del tratamiento, percibida en términos de reacción de anticuerpos.

(Información publicada en los números 43 y 44).
 

 Las manipulaciones estadísticas en el cáncer
La maquinaria del establishment oncológico se ocupa desde hace años de hacer creer a la sociedad que en la curación del cáncer se avanza de manera constante pero no es verdad en absoluto. Es puro marketing. En lo que se ha avanzado es en el diagnóstico y sólo en un mínimo porcentaje de cánceres: los menos importantes. Pero en la curación de los más graves no se ha avanzado prácticamente nada. Una verdad que se ha intentado ocultar mediante manipulaciones estadísticas. Es más, los presuntos éxitos de muchos fármacos en ensayos clínicos, sencillamente, se fabrican. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, escogiendo adecuadamente las personas de los grupos que van a ser utilizadas en el estudio (llevando las de mejor pronóstico y salud al grupo que va a recibir el fármaco y las de menos posibilidades de mejora y supervivencia al que toma el placebo)- y presentando además inteligentemente los resultados. Y la afirmación de que el número de casos de supervivencia y “curaciones” es hoy mayor es igualmente falso. Lo que sucede es que gracias a las nuevas técnicas de diagnóstico los tumores se detectan antes -siendo bastante más diminutos- y en tales casos las posibilidades de superar los cinco años de supervivencia –la barrera mágica de los oncólogos que les permite alardear de que sus tratamientos sirven para algo- son mucho mayores. Porque cuando un enfermo sobrevive cinco años los oncólogos lo pasan a la categoría de enfermo "clínicamente curado”. Aunque se muera al día siguiente. Y se ha inventado la expresión "clínicamente curado" porque no existe un sólo producto quimioterápico que haya demostrado ser capaz de curar a un sólo enfermo de cáncer.

(Información publicada en el número 49).
 

 El equipo de Hipertermia de Indiba frente al cáncer
El Equipo de Hipertermia de Indiba es un sofisticado aparato que permite aumentar artificialmente entre 3 y 5 grados la temperatura interna del cuerpo lo que permite regenerar el tejido celular interno al producir vasodilatación, incrementar la circulación sanguínea y linfática, y oxigenar las células. Aumento de temperatura que consigue al emitir una corriente de radiofrecuencias de entre 0,45 y 0,6 MHz que atraviesa los diferentes tejidos vivos desarrollando en ellos una potencia eléctrica que se transforma en el mencionado incremento térmico. Algo que ha demostrado ser capaz de detener la proliferación de las células cancerosas e, incluso, hacer desaparecer tumores y melanomas. Por otra parte, el aparato -como se demostró en un trabajo "in vitro" con células cancerosas en el Departamento de Investigación del Servicio de Bioelectromagnética y Bioquímica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid- emite una corriente eléctrica que, independientemente del positivo efecto térmico ya comentado, tiene efecto citostático (el cáncer deja de crecer) y/o citotóxico (destruye las células cancerosas), según los casos (vea lo dicho en este mismo número en la sección dedicada Electromedicina). Sus positivos efectos han sido ampliamente contrastados hasta en tumores cerebrales ya que al aplicarse no afecta a las células sanas.

(Información publicada en los números 9, 12, 22, 30, 41 y 56).
 

 Cómo tratar el cáncer con Medicina Ortomolecular
La terapia ortomolecular consiste en proporcionar al organismo la concentración óptima de todas las sustancias que el organismo necesita a fin de corregir posibles alteraciones y mantener una buena salud: vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, enzimas, ácidos grasos, fitohormonas, etc. Sustancias que deberíamos ingerir normalmente con los alimentos si no fuera porque los actuales procesos industriales lo han hecho imposible ya que hoy la mayor parte de ellos poseen muchos menos nutrientes que hace sólo unas décadas. Hay en cualquier caso determinados alimentos que tienen un especial interés para los enfermos de cáncer, tanto por su acción preventiva como por su actividad anticancerígena. Entre ellos, el ajo y la cebolla -por el sulfuro de dialilo y la alinasa-, el tomate -por el licopeno-; el té -por su concentración en catequinas-; la col, el brécol y las coles de Bruselas -por el indol-3-carbinol- o el cartílago de tiburón -por sus compuestos de glucoproteínas-. Sin olvidar otras sustancias igualmente importantes como la vitamina A, el ácido alfa lipoico, las vitaminas B17, C y E, la coenzima Q10, el calcio, el germanio, el selenio, el NADH, el alga chlorella pyrenoidosa, el extracto de arabinogalactano o la Uña de Gato, entre otros. En suma, hay muchos agentes anticancerígenos que, combinados adecuadamente, permiten tratar cualquier patología cancerosa. Sin efectos secundarios. Obviamente el tratamiento –qué productos, en qué dosis, durante cuánto tiempo...- debe ser supervisado por un especialista.

(Información publicada en el número 52).
 

 El tratamiento del cáncer con BIRM
El BIRM -Biorregulador de la Respuesta Inmune- es un producto cuyo principal principio activo es el extracto de Dulcamara. Fue descubierto y desarrollado por el oncólogo ecuatoriano Edwin Cevallos quien, tras una amplia experiencia clínica, decidió presentar los resultados en los congresos sobre Sida celebrados en Japón y Vancouver. Sin embargo, el mayor respaldo científico le llegaría en junio del 2003 cuando la revista Cancer Chemotherapy and Pharmacology publicó un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami sobre las bases de actuación del BIRM como inhibidor del crecimiento del cáncer de próstata y metástasis. El estudio constató que tiene actividad citotóxica ‘in vitro’ contra los grupos de células de cáncer de próstata andrógeno-dependientes y andrógeno-independientes. Y lo más importante: que es capaz de reducir la incidencia del tumor, retardar su crecimiento y causar una reducción significativa de la metástasis en un modelo experimental de fase tardía de cáncer de próstata. Se trata, en definitiva, de un producto eficaz tanto en casos de cáncer como de Sida. Es inmunomodulador e inmunoestimulante y carece de efectos colaterales al no ser tóxico (vea lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Productos Naturales Recomendables).

(Información publicada en el número 53).
 

 La Medicina Celular del Dr. Matías Rath y el cáncer
El médico alemán Matías Rath lleva muchos años explicando que los nutrientes esenciales para la vida y, en especial, algunas vitaminas, aminoácidos y oligoelementos –sobre todo la lisina, la prolina y la vitamina C- permiten tratar con éxito muchas de las enfermedades que hoy se consideran incurables, incluido el cáncer. Sus conclusiones se recogen en lo que denomina Medicina Celular. Según Rath, tanto para que una infección –esté producida por un virus, un hongo o una bacteria- como para que un grupo de células cancerosas puedan diseminarse por el organismo deben disolver temporalmente el colágeno -molécula estructural de los huesos, la piel, las paredes de los vasos sanguíneos y demás órganos- del tejido circundante. Deben “abrirse camino”. Y para ello utilizan unas enzimas susceptibles de disolver provisionalmente el colágeno. Pues bien, asegura que hay dos grupos de moléculas que pueden bloquear el mecanismo de disolución de colágeno: los inhibidores propios de nuestro organismo -insuficientes en el caso de enfermedades infecciosas graves o de cáncer- y los inhibidores de enzimas que provienen de nuestra dieta o de suplementos dietéticos y que forman una segunda línea de defensa. Siendo el más importante de este segundo grupo un aminoácido natural: la lisina. Según asevera, se puede disminuir o detener completamente la producción desmesurada de enzimas capaces de destruir el tejido usando los aminoácidos lisina y prolina combinados con vitamina C y algunos otros micronutrientes. La Medicina Celular postula que todos los tipos de células cancerosas estudiadas se pueden bloquear aprovechando esta sinergia de nutrientes al bloquear la acción de esas enzimas.

(Información publicada en el número 54).
 

 El Cáncer y la Hipnosis
A Ángel Mateo Blanco -62 años- le fue diagnosticado un “carcinoma de células transicionales grado III que infiltra la capa muscular” y tras extraerle el tumor los especialistas le dijeron que sólo había una salida: extirparle por completo la vejiga y la próstata para seguir luego con un tratamiento con quimioterapia. Ángel Mateo se negó y prefirió tratarse el cáncer con hipertermia –o aumento de temperatura- pero lográndolo ¡mediante hipnosis! La idea era necrosar el tumor mentalmente mediante ejercicios de visualización en estado hipnótico. El tratamiento lo dirigió Jesús Genaro, director de la Academia Valenciana de Parapsicología. Un mes después el Instituto Valenciano de Oncología (España) confirmaría que el cáncer había desaparecido. La hipnosis es un método poco explorado pero que permite obtener buenos resultados en casos de cáncer sobre todo si no existen metástasis. El primer paso esprovocar un estado de relajación que permita inducir el trance hipnótico. El segundo es el encadenado de bajada, común en todas las terapias hipnóticas para activar una “falsa” actividad REM. A partir de ese punto la terapia se especializa y se genera el “aislamiento de zona” para no dañar órganos cercanos a las zonas tratadas con la hipertermia hipnótica. El cuarto paso es ya la hipertermia en sí misma. Se induce hasta lograr que el proceso de hipertermia alcance su punto más elevado. Luego se sostiene durante algunos minutos y después se invierte el proceso hasta normalizar la temperatura corporal. Este proceso se repite tantas veces como sea preciso en función de la localización y extensión del cáncer.

(Información publicada en el número 54).
 

 El tratamiento del cáncer de la Dra. Hulda Clark
La principal aportación a la Medicina de la doctora Hulda Regehr Clark es su afirmación de que el ser humano sano alberga normalmente en su cuerpo muy diversos tipos de bacterias, virus, hongos y otros parásitos que mantiene bajo control en el intestino de donde normalmente son expulsados con las heces. Sin embargo las cosas cambian cuando éstos logran atravesar las paredes intestinales, penetran en otros tejidos y, simultáneamente, el cuerpo se contamina con productos químicos o metales pesados ya que entonces la presencia de los parásitos –sobre todo de sus larvas- provoca cambios celulares que dan lugar a muy diversas patologías degenerativas, cáncer incluido. De hecho, según afirma el cáncer lo provoca la presencia de un parásito de la especie Trematodo que suele llegar al intestino humano a través de la comida, las relaciones sexuales, la saliva, el contacto físico con animales, etc., cuando entra en contacto con contaminantes químicos –en especial alcohol isopropílico- y el sistema inmune está débil. Y partiendo de tal premisa desarrolló un método terapéutico que implica una desintoxicación completa eliminando del interior del cuerpo los parásitos y evitar la contaminación con alcohol isopropílico y metales pesados así como adoptar una forma de vida sana con hábitos dietéticos correctos. Para lo cual propone ingerir una mezcla de tres productos antiparasitarios de amplio espectro -el nogal negro, la artemisa y el clavo- a la que vez se utilizan dos instrumentos de apoyo importantes: el Zapper -un pequeño aparato que permite destruir los parásitos patógenos- y el Sincrómetro -aparato que permite saber si un producto está o no contaminado-. Y últimamente ha incorporado otros dos nuevos dispositivos: los zappping plates y las homeografías (vea también lo dicho en este mismo número en las secciones dedicadas a Desintoxicación y a Electromedicina).

(Información publicada en los números 55, 67 y 71).
 

 La alcalinidad intracelular y el cáncer
Cinco investigadores -Salvador Harguindey, Eduardo Anitua, Stephan J. Reshkin, Gorka Orive y José Luis Arranz- han concluido que tanto el cáncer como las enfermedades neurodegenerativas están relacionadas con un pH intracelular desequilibrado. Y postulan que inducir la acidificación intracelular de las células cancerosas puede provocar su apoptosis o suicidio a la vez que alcalinizar el interior de las neuronas puede evitar su muerte en el caso de las enfermedades neurodegenerativas. Como se sabe, cuanta más alcalinidad hay dentro de la célula mayor acidez hay fuera, hecho clave y fundamental en la migración e invasión tumorales. Y de ahí que entiendan que bajando el nivel de alcalinidad intracelular de los tumores -es decir, acidificándolos- se conseguiría una mayor eficacia terapéutica de los productos quimioterápicos. Valga como ejemplo que con un pH intracelular de 7 sólo se necesitaría un miligramo de doxorrubicina (adriamicina) para matar una célula cancerosa de cáncer de pulmón cuando con un pH intracelular más alcalino -de 7,4 a 7,5 o aún más alto- se necesita una cantidad entre mil y diez mil veces mayor para lograr el mismo efecto. Por lo que, a su juicio, son enormemente útiles los inhibidores específicos del antiportador Na+/H+ de la serie amiloride y otros compuestos en la misma línea terapéutica (endostatina, angiostatina, esqualamina, 2-metoxiestradiol, anticuerpos anti-VEGF, etc.) así como el captopril -medicamento habitualmente usado en hipertensión arterial- con el que se han publicado remisiones completas en sarcoma de Kaposi en seres humanos.

(Información publicada en los números 56 y 85).
 

 Las vacunas para el cáncer con antígenos urinarios del Dr. Capistrán
Un grupo de investigadores mexicanos dirigido por el Dr. Salvador Capistrán lleva muchos años elaborando vacunas personalizadas que se elaboran a partir de antígenos de la orina de los propios enfermos y que permiten afrontar múltiples enfermedades, entre ellas el cáncer. Se trata de una terapia que inició hace más de 20 años el también investigador mexicano Maximiliano Ruiz Castañeda tras comprobar que del sedimento de la orina eliminada a través del riñón se obtiene una fracción peptídica que, al aplicarla como si fuera una vacuna, permite reducir la actividad tumoral al mínimo permitiendo un mayor éxito en el tratamiento del cáncer. Asimismo confirmó que es posible aislar en la orina de los enfermos sustancias de acción específica para cada tipo de neoplasias con las que poder así elaborar vacunas “a la carta” para cada tipo de tumor. En definitiva, el tratamiento con antígenos urinarios entronca con las más modernas líneas de investigación: la inmunoterapia contra el cáncer y los anticuerpos monoclonales. Y lo que Maximiliano Ruiz Castañeda definía como una sustancia propia de una determinada patología es lo que la bioquímica moderna define como determinante antigénico, la parte mínima de una proteína capaz de originar un solo tipo de anticuerpo o anticuerpo monoclonal. Esto supondría que Ruiz Castañeda se habría adelantado ¡más de cincuenta años¡ a los conocimientos de su tiempo. Salvador Capistrán, discípulo directo de Castañeda, ha seguido sus pasos y mejorado la terapia con antígenos de refuerzo obteniendo en la práctica clínica grandes resultados (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Terapias y Técnicas de Tratamiento).

(Información publicada en el número 57).
 

 Eficacia del Champiñón del Sol y otros hongos contra el cáncer
Un champiñón brasileño conocido como el Champiñón del Sol -el Agaricus Blazei Murill- posee propiedades antitumorales y antimutagénicas además de actividad inmunomoduladora por lo que su ingesta en casos de cáncer logra no sólo notables mejorías sino incluso recuperaciones sorprendentes. La razón parece estar en unos polisacáridos -los betaglucanos Beta (1-3) glucan y Beta (1-6) glucan- que potencian los mecanismos naturales del sistema inmune en su lucha tanto contra todo tipo de enfermedades infecciosas como en casos de cáncer. Se ha constatado que el Agaricus Blazei Murill estimula -entre otros- los linfocitos T y B, la producción de interferón y las interleuquinas. Y que cuando alguien ingiere el hongo aumenta en sangre un 3.000% la producción de las células NK –las llamadas células asesinas del sistema inmune- a los 2-4 días. También otros hongos -como el Shiitake, el Reishi, el Maitake o el Kombucha- han demostrado su capacidad para reforzar el sistema inmune sin producir efectos tóxicos. Siendo el factor común a todos ellos la presencia del betaglucano, al que los científicos reconocen ya hoy su valor como inmunomodulador anticancerígeno. Agregaremos que todos los hongos o setas basidiomiceto que se consumen habitualmente en España son también antitumorales una vez extractadas -incluido el champiñón común- aunque sea en proporciones menores que el Agaricus Blazei Murill (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Productos Naturales Recomendables).

(Información publicada en el número 58 y 79).
 

 La aplicación de la urea en cáncer
El doctor Joaquín Amat fue condenado en España por estafa y delito contra la salud pública a varios años de cárcel porque los tribunales no aceptaron sus argumentos científicos y sí los de los representantes de la Oncología oficial aun cuando es obvio que éstos no saben cómo curar el cáncer. Amat atendía a sus pacientes con un producto natural tras postular una compleja teoría bioquímica sobre el origen del cáncer que une dos realidades confirmadas por distintas investigaciones internacionales: que las células cancerosas -desde las leucemias a los tumores sólidos- presentan sistemática y continuamente un pH intracelular anormalmente elevado (alcalino) y que la urea -producto final del metabolismo de la proteína y sustancia principal excretada en la orina- es un agente anticancerígeno activo. Un producto tan barato que puede comprarse al peso. Amat mantiene que el organismo pasa continuamente de una situación de alcalosis a una de acidosis -y viceversa- y que ese ciclo natural puede verse alterado por razones genéticas o medioambientales y conducir hacia una alcalosis no crónica pero sí persistente. Y que cuando las células encargadas de invertir el proceso de alcalosis tienen un funcionamiento metabólico erróneo se producen más células –tumor- para producir acidosis lo cual conduce a mayor alcalosis y a mayor formación de glucosa que el tumor usa como alimento para crecer indefinidamente. Pues bien, según Amat se puede interrumpir ese círculo vicioso que conduce al crecimiento tumoral aportando urea concentrada a fin de ayudar a iniciar el mecanismo de respuesta inversa.

(Información publicada en el número 59).
 

 Green Sap: gotas homeopáticas contra el cáncer
La base del Green Sap -producto homeopático en gotas desarrollado en Uruguay- está en la mezcla de tres plantas: plántago, carqueja y romero. Y a su eficacia demostrada en el tratamiento del cáncer y a la mejora de la calidad de vida de aquellos enfermos que deciden compatibilizar el tratamiento convencional con el homeopático se suma el hecho de que no provoca efectos colaterales y es inocuo incluso a grandes dosis. Todo parece indicar que la acción contra el cáncer de este medicamento homeopático se centra -como en el caso de otros productos naturales- en su capacidad para provocar la apoptosis (muerte por suicidio de las células cancerosas) y reforzar el sistema inmunitario del enfermo lo que se traduce rápidamente en una mejora de su calidad de vida. La casuística recogida ya en catorce países por el oncólogo Bernardo Udaquiola y distintos colegas homeópatas o practicantes de la Medicina Natural señala como principales indicadores de la mejoría de calidad de vida la estabilidad y mejora de los valores hematimétricos (parámetros que relacionan el índice hematocrito, la hemoglobina y el número de hematíes o glóbulos rojos), el incremento del apetito, el aumento del peso corporal, la disminución del tamaño de los tumores, el alivio del dolor y una reducción de los efectos indeseables de la Quimioterapia y la Radioterapia. Según otro de los componentes del equipo de Udaquiola, la doctora Araceli Tashjian, las mejores respuestas de actividad anticancerígena se dan en tumores de mama, próstata y sistema nervioso central afirmando haber obtenido un 80% de mejorías.

(Información publicada en el número 60).
 

 Viusid + Ocoxin: tratando el cáncer con antivíricos y antioxidantes
La combinación de un potente antivírico –Viusid- y un complejo antioxidante con efectos antitumorales –Ocoxin- ha permitido obtener grandes resultados en el tratamiento de numerosos procesos oncológicos. El Viusid posee una poderosa acción antiviral e inmunoestimulante, imprescindible para actuar como complemento de los tratamientos convencionales -quimioterapia, radioterapia y cirugía- que por naturaleza son inmunodepresores. Uno de sus principales componentes es el ácido glicirrínico –que se extrae de la raíz del regaliz- siendo el que lo dota de su gran capacidad antiviral, incluido el VIH. Además el ácido ascórbico, el ácido málico y el sulfato de zinc y los aminoácidos presentes en el producto aportan capacidad antioxidante frente a los radicales libres, directamente asociados en la literatura científica con el cáncer. Por su parte, el Ocoxin aporta el restablecimiento de la función de apoptosis celular -muerte celular programada- y la obstaculización del proceso angiogénico o de creación de nuevos vasos sanguíneos para la alimentación del tumor. Actuando sobre todo gracias una sustancia natural, el té verde, merced a los polifenoles que contiene, sobre todo el Epigalocatequin-Gallate (EGCG). Ambos productos, a su vez, aportan aminoácidos que permiten reforzar el colágeno intercelular para evitar la invasión de las células vecinas y aumentar la producción de antioxidantes. Una moderna tecnología de activación molecular con campos eléctricos ha conseguido además potenciar miles de veces la potencia de sus componentes.

(Información publicada en el número 61).
 

 Electroterapia contra el cáncer
La Electroterapia es un método que permite necrosar tumores al exponerlos a una corriente eléctrica capaz de poner en marcha en el interior de las células tumorales mecanismos biológicos y electroquímicos que inducen su muerte. Para ello se hace pasar una corriente eléctrica galvánica de entre 4 y 14 voltios aplicando en el tumor y/o en el área adyacente unos electrodos externos o unos electrodos subcutáneos de platino. Y hay que decir que con notable éxito. En cuanto al fundamento teórico que explica los resultados clínicos obtenidos hasta el momento se piensa que la electricidad, al circular a través de los dos electrodos -ánodo y cátodo- implantados directamente en el tumor o área tumoral, da lugar a un proceso electrolítico. El área alrededor del cátodo se vuelve alcalina y la superficie alrededor del ánodo se hiperacidifica. Y son la acidificación y alcalinización que tienen lugar en el tejido, combinadas, las que llevan a la destrucción de las células malignas necrosando los tumores. Unas semanas después éstos desaparecen dejando simplemente una cicatriz lisa e indolora. Cabe agregar que en todo este proceso las células sanas no se ven afectadas ya que la electricidad se abre paso por el camino de menor resistencia... y ése es el de las células cancerosas ya que las mismas tienen –30 miliV e, incluso, menos. La Electroterapia, pues, no sólo tiene carácter terapéutico sino también preventivo ya que además de las células tumorales se eliminan todas las células de baja resistencia que, con bastante probabilidad, habrían acabado convirtiéndose en cancerosas (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Electromedicina).

(Información publicada en los números 62, 70 y 72).
 

 La vitamina B17 o amigdalina
La vitamina B17–también conocida como amigdalina o laetrile- es una de las sustancias legalmente más perseguidas porque su eficacia está demostrada y, por ende, es asimismo defendida por quienes han investigado a fondo sus propiedades. En España un naturópata coreano, Han Dong Kyu, estuvo años utilizándola discretamente tras superar con ella un cáncer que le afectaba ya estómago, intestino grueso y pulmón. Hablamos de una vitamina compuesta por dos moléculas de azúcar -una de benzaldehido y otra de cianuro- que, de forma natural, se encuentran en las semillas de albaricoques, melocotones, uvas, cerezas, manzanas y almendras amargas así como en las pepitas de otros frutos tropicales y -en mayor o menor proporción- en más de 1.200 plantas. Moléculas capaces de eliminar las células cancerosas sin afectar a las sanas debido a la acción de dos enzimas: la beta-glucosidasa y la rodanasa. La primera se encarga de liberar el cianuro en las células mientras la segunda se encarga de neutralizar su efecto tóxico convirtiéndola en thiocianato. Y así sucede en las células sanas. Sin embargo, en las células cancerosas no existe la enzima rodanasa y el cianuro la destruye al eliminar el oxígeno de su interior. Y son muchos los científicos que han avalado tales propiedades.

(Información publicada en el número 64).
 

 ¿Pueden los neutrófilos encapsular tumores y necrosarlos?
Un físico español, Antonio Brú, aseguró hace varios años haber descubierto que todos los tumores cancerígenos crecen siempre de la misma manera -con independencia del órgano en el que lo hagan- siguiendo un mecanismo común previsible e idéntico en todos los tipos de cáncer. Contradiciendo así la creencia de que cada tumor exige una terapia específica. Sus trabajos demostraron que la auténtica competencia entre las células tumorales, lo que las ayuda a expandirse, no es la necesidad de nutrientes como se suponía hasta ahora -base de las terapias antiangiogénicas- sino el espacio. Y que para vencer un cáncer sólido basta que el cuerpo aporte suficiente cantidad de neutrófilos -glóbulos blancos de tipo granulocito- para que rodeen el tumor encapsulándolo -robando así el espacio que las células cancerosas de la capa externa necesitan para desplazarse y alimentarse- y ello haga aumentar la presión interna con lo que el tumor se queda sin oxígeno y, finalmente, se necrosa desde el centro a los bordes y muere. Para Brú basta pues elevar las defensas del sistema inmune para que el organismo se encargue del resto. Y demostró que el método funciona con varios pacientes pero cuando quiso demostrarlo oficialmente mediante un ensayo clínico el Ministerio de Sanidad y Consumo español le negó tal posibilidad con argumentaciones peregrinas. Finalmente, tras presentar sorprendentes resultados en dos pacientes –el primero con un melanoma en fase IV y el segundo con un hepatocarcinoma terminal- tras inyectarles simplemente G-CSF (factores de crecimiento de colonias de granulocitos) el Ministerio accedió aprobarlo pero sólo para uso compasivo.

(Información publicada en los números 65 y 74).
 

 El Método Kelley-González
¿Son las enzimas pancreáticas la principal defensa del organismo contra el cáncer? Así lo sostiene el doctor norteamericano Nicholas González quien ha desarrollado un tratamiento natural -estudiado por su eficacia por el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos- a base a enzimas pancreáticas porcinas, dieta y suplementos nutritivos junto a la aplicación de enemas de café para desintoxicar el organismo. González partió de los trabajos del doctor William Donald Kelley quien, a su vez, desarrolló los del embriólogo escocés John Beard que en un artículo publicado ya ¡en 1902! formuló la Teoría Trofoblástica del cáncer. Según la misma las células cancerosas son de la misma naturaleza que las células trofoblásticas encargadas de elaborar la placenta para la instalación del embrión: invasivas, corrosivas y metastásicas. En todos los mamíferos el embrión utiliza las enzimas proteolíticas pancreáticas para detener el crecimiento de la placenta y, por tanto, Beard pensó que quizás pudiera utilizarse el mismo sistema para detener el crecimiento del cáncer. Pues bien, las enzimas pancreáticas no sólo degradan las células cancerosas sino que generan un entorno de pH absolutamente hostil para las mismas que permite digerir el tumor sin dañar al resto del cuerpo. Cien años después hay evidencias científicas más que suficientes que respaldan la relación entre trofoblasto y cáncer. Cabe añadir que Nicholas Gonzalez sometería su tratamiento a los estándares científicos oficialmente admitidos obteniendo resultados muy prometedores; especialmente en el cáncer de páncreas.

(Información publicada en el número 66).
 

 El tratamiento del cáncer mediante Enzimoterapia
Las enzimas son un tipo de proteínas que tienen la facultad de aumentar notablemente la velocidad de las reacciones químicas de las sustancias de su entorno permaneciendo inalterables. Es decir, se trata de biocatalizadores específicos que se caracterizan porque son eficaces en cantidades pequeñas. Pues bien, son numerosos los estudios que demuestran su eficacia en la mayor parte de las llamadas enfermedades pero, sobre todo, en casos de cáncer. Y aunque la Enzimoterapia es especialmente útil en la prevención primaria (aparición del tumor) y secundaria (recidivas) los efectos activadores y reguladores de las enzimas sobre el sistema inmunitario son útiles en todas las fases de la enfermedad cancerosa. Las enzimas proteolíticas aumentan la immunogenicidad de las células tumorales, apoyan el sistema inmune a distintos niveles y disminuyen la capacidad adhesiva de las células cancerígenas inhibiendo de esa manera el crecimiento invasivo y la formación de metástasis en distintas patologías cancerosas. Datos clínicos objetivos apoyan la eficacia de las enzimas en tumores de cerebro, epiteliales en la región de la cabeza y el cuello, cáncer de pulmón, melanoma maligno, mieloma múltiple, leucemia, linfoma de células T, cáncer de estómago y colon, enfermedades cancerosas del abdomen, cáncer pancreático y tumores en la cerviz, pecho y útero (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Terapias y Técnicas de Tratamiento).

(Información publicada en el número 67).
 

 Cómo tratar el cáncer con la Medicina Sistémica
Más de medio millón de personas han sido tratadas ya en 30 unidades médicas de Venezuela y Puerto Rico con la llamada Medicina Sistémica, es decir, mediante adaptógenos -plantas de constatadas propiedades terapéuticas que se caracterizan por potenciar notablemente el sistema inmunitario sin efectos secundarios- con la colaboración de otros procedimientos naturales (productos homeopáticos, bioelectricidad, etc.). Se trata de médicos que actúan sobre el denominado “Triángulo de la Salud” de la Teoría Sistémica -elaborada por el ingeniero venezolano José Olalde- según la cual todo sistema biológico está directamente relacionado con los tres ejes de la salud: la Inteligencia Biológica, la Energía Celular y la Organización. Olalde asevera que cuando en un momento de la vida colapsa la Inteligencia Biológicala consecuencia inmediata es una desorganización celular extrema donde ésta pierde su capacidad autorreguladora y comienza a multiplicarse sin control dando lugar a lo que conocemos como tumor. Cabe agregar que para potenciar tanto la Inteligencia Biológica como la Energía Celular y la Organización celular la Medicina Sistémica utiliza diversos métodos. Siendo el principal la ingesta de una combinación de distintas plantas adaptogénicas. Ahora bien, los Centros Médicos Adaptógenos que la aplican trabajan además con lo que llaman Electroterapia Sistémica Oncológica así como con otros métodos encuadrados en el marco de las llamadas medicinas alternativas (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Terapias y Técnicas de Tratamiento).

(Información publicada en el número 70).
 
 
 Ukrain: potente anticancerígeno
El Ukrain es un producto elaborado a partir de diversos alcaloides extraídos de la Celidonia Mayor (Chelidonium Majus) -planta perenne de la familia de las Papaveraceae- y de una droga sintética -la Thiopea- desarrollado por el investigador ucraniano Jaroslav W. Nowicky que, inyectado en vena en dosis terapéuticas, destruye las células cancerosas al provocar su “suicidio” o apóptosis sin afectar a las sanas como demuestran numerosos ensayos clínicos. El producto se acumula rápidamente en la zona del tumor dando lugar incluso al encapsulamiento de los más grandes gracias a su efecto antiangiogénico (impide la formación de vasos tumorales) lo que en muchos casos facilita su extracción sin peligro de metástasis. Además regenera el sistema inmunitario. Los resultados del Ukrain han sido presentados en 220 congresos y simposios científicos internacionales. Testado en más de 100 líneas de células cancerosas ha demostrado su eficacia en todos los casos y sus efectos aparecen descritos en 192 publicaciones científicas. El Ukrain no produce efectos tóxicos en las células sanas; ni siquiera en concentraciones 100 veces superiores a las que resultan letales para todas las líneas de células de cáncer probadas. El producto aporta beneficios terapéuticos claros en diversos tipos de tumor. En un caso similar al del Bio-Bac en España el Ukrain ha sufrido durante años todo tipo de trabas burocráticas y persecuciones (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Productos Naturales Recomendables).

(Información publicada en el número 71).
 
 
 Pulsos electromagnéticos contra el cáncer: el PAPIMI
Para el investigador griego Panos T. Pappas el cáncer se caracteriza por un estado extremamente bajo de energía celular manifestado por un potencial de membrana de -15 miliV. Una situación ante la cual las células, faltas de energía y nutrientes, empiezan a reproducirse rápidamente a fin de intentar sobrevivir dando así lugar a los tumores. Inanición que se transmitiría a las células adyacentes provocando también en ellas una pérdida en cascada de energía. Así es como se produciría la difusión del cáncer y las metástasis. Bien, pues para intentar contrarrestar esa situación Pappas desarrollaría un dispositivo que emite micro-pulsaciones en nanosegundos (menos de una millonésima de segundo) y produce una “onda” electromagnética que puede penetrar hasta 15 cms. de profundidad en la zona afectada del cuerpo. El dispositivo, bautizado con el nombre de PAPIMI, restaura de esa forma la carga iónica perdida logrando que la célula supere sus problemas. Y con abundancia de energía interior -o bioenergía- la célula supera la dificultad eléctrica y ello permite detener la proliferación incontrolada. En suma, lo que hace es aumentar el potencial de transmembrana de las células llevándolas a un estado saludable de -70 milivoltios. Las exposiciones al PAPIMI refuerzan además el sistema inmune, ejercen una fuerte acción antiinflamatoria, mejoran la nutrición sanguínea y aumentan la oxigenación de los tejidos (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Electromedicina).

(Información publicada en los números 62, 70 y 72).
 
 
 La IRAK-M y la respuesta inmune al cáncer
Un equipo de investigadores españoles encabezado por el físico Eduardo Collazo descubrió que la activación de una proteína -bautizada con anterioridad a su descubrimiento como IRAK-M - supone la desactivación del sistema inmune que, de repente, pasa a mostrarse tolerante con la célula tumoral a la que un instante antes estaba combatiendo. Primero comprobaron que el mecanismo de desactivación o freno era el mismo que en el caso de las infecciones bacterianas a través de esta proteína. La siguiente etapa de la investigación les permitió averiguar cómo el tumor conseguía que las células del sistema inmune se desactivaran descubriendo que el ácido hialurónico es “una de las cosas” que consigue activar la IRAK-M. El ácido hialurónico no sólo se segrega sino que está también anclado en la membrana y en estudios clínicos de Oncología se había relacionado con anterioridad la presencia de altos niveles del mismo con una negativa evolución de la enfermedad. Las estrategias de futuro de este grupo de trabajo pasan por una doble vía: silenciar en las células del sistema inmune el gen de la Irak-M y otros posibles que tuvieran que ver con los mecanismos de tolerancia antes de infiltrarlas de nuevo en el tumor o utilizar anticuerpos antirreceptores. De hecho, en las pruebas realizadas se han utilizado anticuerpos antirreceptores CD44 logrando que no se exprese la IRAK-M. Se trata de una investigación más que apunta a la necesidad de buscar las respuestas al cáncer en la potenciación del sistema inmune.

(Información publicada en el número 73).
 
 
 El Bio-Bac
El investigador español Fernando Chacón descubrió hace ya ¡45 años! que en todos los tumores malignos existen aminoácidos dextrógiros que no son sintetizados por el organismo lo que le llevó a colegir que el cáncer lo debía causar algo presente en esas proteínas. Y después de muchos años consiguió averiguar que, en efecto, se trataba de unas enzimas que además se caracterizaban por carecer de ADN y, sin embargo, ¡eran capaces de autorreproducirse! Por eso las denominó pribios o enzimas vivientes. Tiempo después constataría que el cáncer comienza cuando un pribio penetra en el núcleo de una célula alterando su código genético y provocando su replicación continua. De ahí que llegara a la conclusión de que esos pribios o enzimas vivientes quizás pudieran ser bloqueados. ¿Sería posible crear una vacuna para evitarlo? Años de investigación le darían una contestación afirmativa. La respuesta estaba en las enzimas de dos hongos concretos -los Streptomyces y los Actomyces- y de algunos bacilos aerobios esporulados. Un conocimiento que le permitiría preparar autovacunas elaboradas a partir de las enzimas con las que el suero del paciente reaccionaba específicamente. Sin embargo fue tal la cantidad de vacunas que se solicitaron al principio que con el fin de ser prácticos y sabiendo que había determinadas enzimas que funcionaban en la gran mayoría de los casos quizás fuera una buena solución preparar un producto que incluyera un lisado de las proteínas más habituales productoras de enfermedades degenerativas y tumorales. Nacería así el FR-91 que sería investigado en laboratorios y hospitales de varios países con éxito y que se empezaría a comercializar con el nombre de Bio-Bac. Diversos ensayos internacionales demostrarían luego su eficacia en enfermedades tan diversas como el cáncer, la osteoartritis, la hepatitis y el sida. La respuesta en España al descubrimiento fue la obstrucción sanitaria y la persecución política y judicial. Estulticia que continúa a día de hoy a pesar de haber sido aprobado ya el producto como complemento dietético y como complemento alimenticio –de ambos modos- en algunos países de Europa. No así en España.

(Información publicada en los números 45, 46, 47, 48, 49, 51, 52, 71, 74, 88, 92, 111 y 127).
 
 
 Los Factores de Transferencia en el tratamiento del cáncer
Los Factores de Transferencia son cadenas peptídicas compuestas de decenas de aminoácidos que parecen almacenar toda la experiencia del sistema inmune. Y no transfieren anticuerpos ni los crean directamente sino que su función es la de enseñar a las células del sistema inmune a reconocer antígenos específicos que pudieran pasarles inadvertidos. Uno de los principales investigadores en este campo, el doctor Sergio Estrada -investigador del Departamento de Inmunología de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas en el Instituto Politécnico Nacional de México-, ha encontrado que son útiles en todas las enfermedades producidas por bacterias, virus, levaduras y hongos. Es el caso de enfermedades tan distintas como la tuberculosis (meningeal, renal y cutánea), la diabetes tipo II, la otitis, el herpes Zoster y simple, la hepatitis B, la toxoplasmosis, el asma, la rinitis, la artritis reumatoide, la psoriasis, la esclerosis múltiple o el sjogren, entre otras muchas. Y lo mismo cabe decir en los casos de cáncer de riñón y próstata así como en melanomas y linfomas. Se obtienen rompiendo los glóbulos blancos o leucocitos de la sangre y metiendo lo obtenido en una bolsa de diálisis con una malla muy fina que sólo permite la salida de moléculas muy pequeñas -de 10 kilodaltones o menores- por lo que no pueden pasar virus, bacterias u hongos. Pues bien, el extracto de leucocitos obtenido contiene un factor capaz de transmitir la respuesta inmune positiva del donante al organismo receptor. Tal es el factor de transferencia y tiene una actividad terapéutica extraordinaria, innegable (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Terapias y Técnicas de Tratamiento).

(Información publicada en el número 76)
 
 
Clara eficacia en cáncer de aplicar de forma intravenosa vitamina C
Introducir en el organismo de forma intravenosa vitamina C -nunca intramuscularmente- en la formulación adecuada, mediante goteo y a altas dosis destruye las células cancerosas en cualquier lugar del organismo sin producir efectos secundarios. Así lo indican trabajos de investigación perfectamente documentados. Su aplicación, eso sí, debe hacerse a través de goteo a fin de no producir reacciones adversas. Un estudio realizado en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska (EEUU) demostró que aplicada de esa forma ni siquiera a altas dosis –hasta 50 gramos diarios- produce toxicidad. Dicho lo cual hay que decir que su eficacia se basa en que la vitamina C produce peróxido de hidrógeno siendo éste el que se encarga de destruir las células cancerosas al liberar oxígeno. De hecho los macrófagos y leucocitos de nuestro sistema inmune -responsables de combatir las infecciones- fabrican peróxido de hidrógeno a fin de oxidar-eliminar toda sustancia extraña que se introduce en el cuerpo. Y tanto la penicilina como el interferón deben precisamente buena parte de su eficacia al hecho de que estimulan la producción de peróxido de hidrógeno. Lo mismo que hace la vitamina C. Cabe agregar que si bien la aplicación intravenosa aumenta notablemente la eficacia ingerida oralmente también refuerza el sistema inmune, la producción de neutrófilos y el aumento de la síntesis de interferón. Ya Linus Pauling -Premio Nobel de Medicina- defendió públicamente la eficacia de la ingesta masiva de vitamina C –preferiblemente en su forma alcalina- afirmando que no existe riesgo alguno de toxicidad ni de reacciones adversas incluso a altas dosis.

(Información publicada en el número 77).
 
 
Cómo afrontar el cáncer -y otras patologías- desintoxicando el hígado y el riñón
José María Cardesín -experto español en Medicina Tradicional China- asegura que la acumulación de tóxicos en el organismo termina bloqueando en muchos casos el sistema de drenaje y ese hecho da lugar a muy diferentes patologías, cáncer incluido. Según afirma un día descubrió que el 90% de los pacientes que habían acudido a él con problemas de salud –de muy distintos tipos- tenían piedras en el riñón o en el hígado. Y que en un 40% de ellos se detectaban además células cancerosas. Pues bien, su sorpresa fue constatar que tras someter a sus pacientes a un profundo drenaje hepático y renal no sólo desaparecían las piedras sino también las células cancerosas. Cardesín está además persuadido de que los tumores malignos en las mamas son siempre consecuencia de lesiones gástricas graves generadas por la saturación tóxica permanente del eje hepato-renal. Y lo piensa porque después de atender a 272 mujeres afirma no haber encontrado un solo caso de cáncer de mama sin patología gástrica simultánea. Algo que, por cierto, parece avalar la Medicina Tradicional China pues según ésta el estómago está energéticamente comunicado con las mamas. Cardesín explica también que todo hígado sucio e intoxicado tiende a inflamarse de forma crónica produciendo una disminución del flujo venoso portal ascendente con lo que la circulación de retorno del estómago que debe atravesar el hígado queda ralentizada produciendo a la larga varices -esofágicas y pilóricas- siendo ello origen de pequeñas hemorragias gástricas que pueden causar úlceras, hernias de hiato y alteraciones -más o menos importantes- de todas las estructuras conectadas con el estómago y su meridiano energético: el del seno mamario. Cardesín postula que basta pues desintoxicar a fondo el eje hepato-biliar y los riñones alcalinizando el terreno acidificado en el que se desarrollan los tumores para que el organismo ponga en marcha sus mecanismos de autocuración haciendo desaparecer la enfermedad (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Desintoxicación).

(Información publicada en los números 78 y 85).
 
 
La dieta de Jean Seignalet contra el cáncer
Para el doctor Jean Seignalet –conocido autor del libro La alimentación, la 3ª Medicina- el “ensuciamiento de las células” es la principal causa de la mayoría de las enfermedades reumatológicas, neuropsiquiátricas y autoinmunes además de ser el origen de más del 65% de los cánceres. El ensuciamiento celular provocaría que las grandes moléculas de origen alimenticio y bacteriano propias de la alimentación moderna se incorporen a la circulación general al atravesar la mucosa intestinal y se depositen en distintos tejidos. Con lo que, por un lado, el ensuciamiento afectaría a la matriz extracelular impidiendo a las células sanas ejercer sus efectos reguladores sobre las células en curso de cancerización y, por otro, dificultaría el proceso puesto en marcha por el organismo para purificar el medio extracelular de las macromoléculas que lo entorpecen generando a su vez radicales libres agresivos para las células vecinas y considerados cancerígenos por una amplia mayoría de la comunidad científica. La solución propuesta por el gran investigador francés es, en buena medida, recuperar lo que denominó la Dieta Ancestral. Algo que implica –entre otras cosas- la completa exclusión de la leche y sus derivados, el consumo de numerosos alimentos crudos, no cocinar nunca nada a más de 80º C, consumir aceites vegetales vírgenes obtenidos por primera presión en frío y preferir los productos biológicos

(Información publicada en los números 78 y 79).
 
 
La importancia del selenio en el tratamiento del cáncer
A pesar de estar extensamente documentada la acción anticancerígena del selenio -micronutriente esencial en nuestra alimentación- lo cierto es que todavía se desconocen los mecanismos que la provocan. Unos investigadores la sitúan en su acción antioxidante dado que una de las principales enzimas encargadas de combatir en nuestro organismo los radicales libres es la glutation peroxidasa que contiene átomos de selenio. Otros remarcan su papel en nuestra defensa inmune, en su capacidad desintoxicadora. Y no faltan quienes sitúan sus propiedades antimutagénicas como las responsables de prevenir los daños causados por las sustancias carcinogénicas. Un estudio del año 2002 dirigido en Indiana (Estados Unidos) por Young R. Seo constató que el selenio activa además un gen supresor tumoral -el p53- codificando unas proteínas que impiden la proliferación descontrolada. Y según sus resultados la terapia con selenio puede actuar de forma preventiva ante el cáncer reforzando la vitalidad de esos genes supresores y reparar así más fácilmente el daño causado en el ADN. En la actualidad científicos de cinco países europeos y de Estados Unidos han finalizado dos nuevos e importantes estudios en Gran Bretaña y Dinamarca, primera fase de la investigación sobre prevención de cáncer más grande del mundo que con el nombre de PRECISE (Prevention of Cancer with Selenium in Europe and America) va encaminada a comprobar el efecto preventivo de los suplementos de selenio en 30.000 europeos y norteamericanos sanos con edades comprendidas entre 60 y 74 años.

(Información publicada en el número 84).
 
 
 Relación entre la contaminación ambiental y el cáncer

Una investigación de la Universidad de Liverpool (Gran Bretaña) confirmó que los productos contaminantes presentes en el medio ambiente causan muchos más casos de cáncer de lo que se creía, sobre todo de mama, testículos y próstata. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que el 95% de las más de 100.000 sustancias químicas con las que convivimos a diario están sin regular. Los elementos más dañinos son las llamadas organoclorinas que se encuentran en los pesticidas utilizados en las cosechas y en los plásticos. Y lo más grave es que afectan especialmente a bebés, niños y jóvenes pudiendo alterar su normal desarrollo. Es más, pueden incluso afectar a los fetos mientras están aún en el vientre materno -algo que puede llevarles a nacer con una tendencia inusual al desarrollo de cáncer - así como durante el periodo de lactancia pues la leche materna puede transmitir los contaminantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce hoy que aproximadamente el 19% de los cánceres son atribuibles a factores medioambientales y causan 1.300.000 muertes al año. Por su parte, una investigación efectuada en la Universidad de Granada (España) demuestra que hay una presencia media de ocho sustancias contaminantes organocloradas en las placentas de las embarazadas españolas -procedentes de la comida, el agua y el aire- que pueden causar malformaciones a los bebés. A pesar de lo cual el Gobierno español se negó a alinearse con las tesis más comprometidas del Parlamento Europeo a fin de exigir un control realmente riguroso de los productos químicos.

(Información publicada en el número 86).

 
 
 Los ácidos grasos DHA y EPA son útiles en el tratamiento del cáncer
Hace tiempo ya que se sabe que los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga aseguran la flexibilidad de las membranas biológicas, juegan un papel esencial como mensajeros celulares y son precursores de los eicosanoides por lo que poseen un papel fundamental en los procesos inflamatorios, la regulación del flujo de sangre, el control de transporte de iones y la modulación de la transmisión sináptica. Pues bien, dos de esos ácidos grasos -presentes en altos porcentajes en los aceites de pescado y animales marinos, en las semillas y en algunos frutos secos-, el Ácido Docosahexanoico (DHA) y el Ácido Eicosapentanoico (EPA), parecen ser eficaces además en la prevención y tratamiento del cáncer, especialmente de hígado, páncreas, pulmón y próstata. De hecho un grupo de investigadores de la Universidad de Pittsburg (EEUU)demostró recientemente que son útiles en la prevención y tratamiento del cáncer de hígado mientras otro equipo demostró en Manchester que también funcionan en cáncer de páncreas. Y no sólo evitan que proliferen las células cancerosas sino que inducen su apoptosis o suicidio. Además reducen los niveles de una proteína conocida como betacatenina cuyos altos niveles se han ligado al desarrollo de varios tumores. Cabe añadir que muchos otros estudios avalan su eficacia anticancerígena.

(Información publicada en el número 86).
 
 
 El jengibre, el chile y las crucíferas, eficaces para tratar el cáncer
El jengibre induce la muerte de las células cancerosas tanto mediante apoptosis -o suicidio celular- como por autofagia -se consumen o atacan a sí mismas destruyendo el material citoplasmático-. Así lo constató “in vitro” un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan (EEUU). Y no sólo eso: evita que las células se vuelvan resistentes a la quimioterapia. Investigaciones anteriores ya habían demostrado que puede evitar el crecimiento de células cancerígenas pero se achacaba a sus propiedades antiinflamatorias. También la capsaicina presente en el chile es un potente agente anticancerígeno que induce la apoptosis de las células cancerosas sin afectar a las sanas. Y otro tanto cabe decir de las crucíferas, amplia familia de vegetales con más de 390 géneros y 3.000 especies entre las que se encuentran muchas plantas cultivadas para alimento siendo las más comunes la col o repollo, la coliflor, las coles de Bruselas, el brécol o brócoli y el colirrábano o nabo gallego. Todas ellas contienen desintoxicantes potentes como los isotiocianatos, los carotenoides, la clorofila y los glucosinolatos que estimulan las enzimas del hígado neutralizando el potencial canceroso de las toxinas e impidiendo así la aparición de tumores. Igualmente contienen dithioltionas, sustancias que se encuentran también en otros vegetales de hojas verdes y que parecen tener un claro efecto anticancerígeno.

(Información publicada en el número 87).
 
 
 La vacuna brasileña contra el cáncer de Jose Alexandre Barbuto
El investigador brasileño Jose Alexandre Barbuto –científico del Instituto de Ciencias Biomédicas de Sao Paulo- desarrolló una vacuna para el cáncer que ha demostrado ser eficaz al menos en pacientes con cáncer de riñón y piel. Se comercializa en Brasil con el nombre de HybriCell y su creador asegura que es capaz de estabilizar el crecimiento tumoral en caso de metástasis, ofrecer mejor calidad de vida y ampliar las expectativas de vida. La vacuna se elabora a partir de la fusión eléctrica de células dendríticas alogénicas -es decir, de pacientes voluntarios sanos- y de células de tumor autólogas -procedentes pues del propio enfermo-. Las células dendríticas son las responsables de atrapar a los antígenos -sustancias que inducen la formación de anticuerpos- y señalárselos a las células T de nuestro sistema inmune para que ejecuten la respuesta inicial. Barbuto utiliza células de donantes sanos porque al aprovechar la capacidad de presentación de antígenos de un donante sano la inducción de la contestación inmune contra el tumor es mucho más eficaz. Además así supera la incapacidad de los monocitos del enfermo para transformarse en células dendríticas. Las células tumorales se obtienen directamente del tumor primario o metastásico que debe de ser accesible. Las dos suspensiones celulares son mezcladas en volúmenes iguales y a continuación las células son fundidas por un pulso eléctrico de 1.000 V/cm. Los resultados de los ensayos con pacientes confirman que el sistema inmune de los enfermos, al recuperar sus funciones, habría podido también adquirir la capacidad de reconocer y de luchar contra las células tumorales del paciente.

(Información publicada en el número 89).
 
 
 Notables éxitos en cáncer con Radiocirugía Estereotáxica
Oncólogo y radioterapeuta durante más de 30 años en el Hospital Karolinska de Estocolmo (Suecia) el profesor Henric Blomgren es el creador de la Stereotactic Body Radiotherapy (SBRT) –rebautizada en español como Radiocirugía Estereotáxica-, revolucionario método de radioterapia que permite necrosar cualquier tumor radiándolo sin afectar ni la piel ni los tejidos adyacentes. De forma no invasiva, indolora y ambulatoria. A día de hoy ha tratado ya a más de 3.000 pacientes de cáncer y asegura haber logrado detener el crecimiento de los tumores o haberlos hecho desaparecer en el 95% de los casos. De los 1.965 tumores tratados con Radioterapia Estereotáxica entre 1991 y 2003 el 51% eran de pulmón y el 25% de hígado pero también los había en el mediastino, el páncreas, las glándulas suprarrenales, el espacio retroperitoneal, el esqueleto, el abdomen, los riñones y otros órganos. La Radiocirugía Estereotáxica se aplica mediante pocas sesiones a dosis muy altas a fin de hacer el tratamiento más eficaz y, a la vez, más cómodo para el paciente que en general puede reiniciar sus actividades cotidianas inmediatamente ya que no requiere hospitalización. Algunos pacientes han sido tratados con Radiocirugía Estereotáxica de más de 20 tumores a lo largo de varios años y a pesar de ello, según Blomgren, su calidad de vida fue en general muy buena ya que los efectos secundarios fueron leves o inexistentes y no tuvieron que ser hospitalizados durante el tratamiento. En la actualidad trabaja en el Centro de Radiocirugía Malzoni de Agropoli (Italia).

(Información publicada en el número 93).
 
 
 La Medicina Biológica del Dr. Taher Abbas y el cáncer
Cardiólogo español internacionalmente reconocido Taher Abbas ha obtenido el suficiente número de éxitos clínicos en patologías graves –cáncer, esclerosis, problemas neuromusculares, etc.– como para reivindicar la Medicina Biológica, un conjunto de terapias y enfoques clínicos naturales encaminados a que sea el propio organismo el que resuelva los trastornos que le afectan. Sus recursos terapéuticos básicos son la Homeopatía -basada en el Principio de Similitud-, la Homotoxicología -cuyo mecanismo de acción busca eliminar toxinas, reforzar las funciones orgánicas, fortalecer el sistema inmune y los equilibrios electrolíticos- y la Nosodeterapia –que utiliza productos bioterápicos con distintos orígenes: del propio enfermo (isoterápicos), de otro enfermo (nosodes) o a partir de tejido sano (sarcodes)-. A lo largo de los últimos años he acumulado resultados en cáncer de próstata, mama o colon en los que no ha sido necesario aplicar ni Quimioterapia ni Radioterapia. En definitiva, su tratamiento consiste en llegar a través de medicamentos que son biológicamente de bajo peso molecular al interior de la célula -al citoplasma y al ADN- a fin de frenar la división celular agresiva y, después, limpiar la zona eliminando los tejidos que están dañados por vía renal o digestiva. Emplea este método desde hace más de quince años. Al principio con cautela, con precaución, y ahora de manera rutinaria ante los buenos resultados obtenidos. Y sin efectos secundarios.

(Información publicada en el número 93).
 
 
 La Dieta Budwig contra el cáncer
La Dra. Johanna Budwig -siete veces nominada al Premio Nobel de Medicina- trató a más de 2.200 pacientes con un 90% de éxito. ¿El secreto? Una alimentación adecuada que incluía requesón y aceite de lino o linaza. Para la Dra. Budwig las células sanas se transforman en cancerosas porque el exceso de grasas saturadas y tóxicos que ingerimos impermeabilizan la membrana celular e impiden el adecuado intercambio de nutrientes, la expulsión de residuos y la entrada de oxígeno a las células además de cambiar su polaridad; todo ello añadido a la insuficiente cantidad de ácidos grasos esenciales -sobre todo omega 3- que ingerimos y que son imprescindibles para la absorción de oxígeno. Budwig aseguraba que todo enfermo de cáncer puede superarlo aumentando la ingesta de frutas, verduras frescas y ácidos grasos omega 3 suprimiendo algunos alimentos, no ingiriendo fritos, tomando a diario el sol unos minutos, descansando lo suficiente y haciendo algo de ejercicio además de buscar la paz mental y emocional. Pero, sobre todo, ingiriendo la Crema Budwig, mezcla de las grasas esenciales poliinsaturadas del aceite de lino y las proteínas sulfuradas del requesón. Y es que los electrones presentes en los ácidos grasos poliinsaturados juegan un papel fundamental en la atracción del oxígeno necesario para destruir las células cancerosas; y las proteínas sulfuradas los convierten en hidrosolubles y, por tanto, más fácilmente asimilables. La sinergia convierte así la Crema Budwig en una importante herramienta contra el cáncer. El doctor Raymond Hilu, discípulo directo de la doctora, es su heredero intelectual y nos lo explicó en detalle.

(Información publicada en el número 94).
 
 
 La Medicina Genómica en las enfermedades degenerativas y el cáncer
Conociendo los genes que hacen vulnerable a una persona es posible identificar el riesgo de desarrollar una enfermedad y, consecuentemente, establecer un programa preventivo capaz de retrasar su aparición o, incluso, evitar su manifestación clínica. Ése es el gran reto de la Medicina Genómica frente a los tres grandes problemas de salud de hoy: el cáncer, las dolencias cardiacas y las enfermedades cerebrales. El doctor Ramón Cababelos, catedrático de Biotecnología y Genómica de la Universidad Camilo José Cela de Madrid (España) e impulsor desde la Fundación Ebiotec de la Sociedad Española de Medicina Genómica nos acercó al increíble mundo de la Genómica y la Farmacogenómica. Sabemos así que se conocen ya unos 3.600 genes relacionados con diferentes tipos de cáncer siendo los mejor estudiados los de colon, pulmón y mama si bien hay genes identificados en otras muchas variedades de tumores como es el caso de los linfomas, bien caracterizados ya a nivel genómico. La Genómica se está utilizando ya en estos momentos para el diagnóstico precoz y la confirmación diagnóstica. También para tipificar de forma mucho más selectiva el tipo de tumor que padece en el caso del cáncer de mama una mujer por el tipo de mutación que tiene el gen. Una vez identificada la familia la puede seguir generación tras generación para descartar riesgos y evitar que las personas vivan angustiadas. Desde un punto de vista económico ello evitaría un montón de pruebas innecesarias y mucho más costosas que un examen genético. La Farmacogenómica, por su parte, nos permite escoger a la carta los medicamentos que mejor funcionan en nosotros (vea también lo dicho en este mismo número en la sección dedicada a Terapias y Técnicas de Tratamiento).

(Información publicada en el número 94).
 
 
 Éxito en el tratamiento de tumores cerebrales con un producto homeopático
Dos científicos hindúes -Pratip Banerji y Prasanta Banerji- están obteniendo espectaculares resultados en cáncer con productos homeopáticos. Incluso en tumores cerebrales merced a un fármaco homeopático elaborado con una planta -la Ruda (Ruta graveolens)- y una de las denominadas Sales de Schüssler: la calcárea fosfórica. En una reciente investigación que dieron a conocer en España explicarían que el producto induce selectivamente la muerte celular de las células cancerosas del cerebro. Y la verdad es que los resultados del estudio no pueden ser más impresionantes. De nueve pacientes con glioma tratados tres de ellos padecían meningioma y en dos hubo una detención prolongada de sus tumores mientras en el tercero la regresión fue completa. En los enfermos con craniofaringioma y tumores en la pituitaria la regresión fue igualmente completa. Y en el caso de un paciente con neurinoma hubo una detención prolongada del tumor. Todo ello se constató mediante imágenes tomográficas computerizadas por escáner. Cabe añadir que en su amplia experiencia clínica han encontrado que los tumores intracraneales son especialmente sensibles a su tratamiento homeopático: en un 72% de los casos se produce la remisión o se detiene el crecimiento. En otros tipos de cáncer, sin embargo, el proceso canceroso se detuvo sólo en un 43% de los casos. La investigación continúa y hoy la Fundación Banerji está trabajando conjuntamente para ello con el Instituto Nacional del Cáncer, el Instituto Nacional de Salud de Maryland y el Anderson Cancer Center de Houston, todos en Estados Unidos.

(Información publicada en el número
95).
 
 
 Cáncer, virus y radiofrecuencias
Royal Raymond Rife fue un brillante científico que tras participar en el desarrollo de buena parte de la base tecnológica usada hoy en el campo de la Óptica, la Electrónica y la investigación de microorganismos construyó pieza a pieza –cerca de 6.000- el denominado Microscopio Universal capaz de aumentar los objetos hasta 50.000 veces. Y con él descubriría -¡en 1931!- que un virus causaba cáncer. Para demostrarlo crearía 400 tumores partiendo del mismo cultivo investigando luego cómo destruir ése y otros posibles virus cancerosos. Fue así como comprobó que el mejor método era la resonancia. Averiguó primero a qué frecuencia vibraban virus, bacterias y hongos y luego constató que incrementando la intensidad de esa frecuencia ¡podían destruirse! Y lo demostró en la práctica clínica constituyéndose así en el padre de los modernos tratamientos de Biorresonancia. Sin embargo, su increíble descubrimiento fue sepultado en el silencio. Es más, sufrió una persecución tan brutal que buena parte de los científicos que le habían apoyado y agasajado públicamente se desmarcaron de inmediato para no convertirse también en víctimas. A finales de los años 30 su laboratorio fue asaltado, sus microscopios destrozados y, finalmente, toda la documentación con sus trabajos ardió en un incendio provocado. El doctor Nemes, uno de sus colaboradores, apareció muerto en otro incendio que arrasó su laboratorio. Y un tercer laboratorio que trabajaba para confirmar sus descubrimientos ardió también misteriosamente.

(Información publicada en el número 96).
 
 
 Dicloroacetato: una opción demasiado barata para tratar el cáncer
El Dicloroacetato es una molécula utilizada en el tratamiento de enfermedades metabólicas que según un estudio de la Universidad de Alberta (Canadá) produce la regresión de varios tipos de cáncer. Evangelis Michelakis -director de esa investigación- afirma que ha logrado reinstaurar el mecanismo de apoptosis en las células cancerosas humanas de pulmón, pecho y cerebro cultivadas fuera del cuerpo sin dañar las células sanas. Además los tumores en ratas infectadas deliberadamente con líneas celulares de cáncer humano se redujeron drásticamente cuando fueron alimentadas con Dicloroacetato en su agua durante varias semanas. Como se sabe, las células normales utilizan oxígeno para descomponer la glucosa mientras las cancerosas obtienen la energía mediante un proceso conocido como glicolisis que las permite obtenerla sin oxígeno al fallar las mitocondrias de la célula. Pues buen, Michelakis asegura que en muchos casos las mitocondrias de las células cancerosas no están muertas y puede lograrse que vuelvan a funcionar normalmente. El Dicloroacetato es la clave para ello pues normaliza el funcionamiento mitocondrial en muchos cánceres dando lugar a un descenso significativo en el crecimiento del tumor. Y lo ha demostrado tanto in vitro como en modelos animales.

(Información publicada en el número 98).
 
 
 Cáncer: Teoría del Incinerador Biológico
¿Y si lo que llamamos cáncer no fuera una enfermedad sino un proceso biológico natural de defensa que aún no hemos logrado entender? Coral Mateo -presidenta de la Sociedad Española de Homeopatía Veterinaria- después de muchos años tratar tumores en perros ha llegado al convencimiento de que el tumor es un mecanismo que el organismo pone en marcha una vez agotados sus procedimientos habituales de desintoxicación. En ese momento decide elaborar tejidos nuevos -gracias a los oncogenes- a fin de desarrollar tumores en cuyo interior depositar los residuos tóxicos, encapsulándolos para aislarlos e impedir que afecten a la supervivencia de nuestros órganos vitales. Los tumores, en suma, vendrían a ser como ‘incineradores de basura’ en los que el cuerpo deposita los desperdicios para luego destruirlos. Si el tumor primario consigue su objetivo de desintoxicación termina por secarse, se necrosa, y el resto de las células cancerosas diseminadas por el organismo con el fin de generar nuevos “incineradores-metástasis” desaparecen. Ahora bien, si el paciente continúa haciendo la misma vida, sometido a los mismos tóxicos exógenos y endógenos, comiendo los mismos alimentos inadecuados/tóxicos y manteniendo los mismos problemas emocionales llega un momento en que los tóxicos-basura desbordan la capacidad de contención del tumor primario, iniciándose el crecimiento de nuevos tumores que invaden otros tejidos, llegando a comprometer la vida del enfermo. En opinión de Coral Mateo la solución no pasaría pues por destruir los tumores sino por tratar la intoxicación de base que sufre el organismo enfermo.

(Información publicada en el número 101).
 
 

 Antonio Brú: “Me estoy planteando abandonar mis investigaciones sobre cáncer porque no he conseguido dinero para desarrollarlas”

Las intrigas, los celos y las envidias han impedido que Antonio Brú -el matemático español que situó los neutrófilos del sistema inmune innato en el centro de la lucha contra el cáncer- pueda demostrar clínicamente en nuestro país sus postulados. “Me estoy planteando abandonar mis investigaciones sobre cáncer porque no he conseguido dinero para desarrollarlas -nos diría Brú-. De apoyo moral tengo vagones y vagones pero necesitamos dinero y como la estrategia ha sido la de ahogarnos no lo tenemos”. Y ello a pesar de que a nivel internacional en los tres últimos años son cada vez más los estudios que citan sus trabajos o, simplemente, profundizan en la misma dirección: el uso de los Factores de Crecimiento de Colonias de Granulocitos como herramienta antitumoral. Todos sus intentos por llevar adelante en nuestro país investigación clínica han sido constantemente boicoteados. Así, mientras en otros países se están publicando ya los resultados de ensayos con pacientes humanos en España le llegaron a pedir que antes de autorizar ensayos con humanos presentara investigación con ratones cuando el Neupogen se usa hospitalariamente desde hace años y se trataba de intentarlo con enfermos desahuciados por los oncólogos. “Hay un sector de la Oncología –afirma Brú- y un sector más o menos pequeño de la Biología molecular que se dedica al cáncer que, de alguna manera, controla en nuestro país el sistema de la investigación del cáncer y no creo vayan a conceder nunca la más mínima oportunidad a nuestra línea de investigación

(Información publicada en el número 102).
 
 
 Terapia fotodinámica: nuevo y eficaz tratamiento para distintos tipos de cáncer y otras enfermedades
La Terapia Fotodinámica consiste en aplicar una fuente de energía lumínica a determinada longitud de onda sobre un tejido previamente fotosensibilizado. Dependiendo de la parte del cuerpo que se esté tratando el agente fotosensibilizador es, bien inyectado en el torrente sanguíneo, bien aplicado en la piel. En el tratamiento del cáncer una vez el sensibilizador es absorbido por las células tumorales se aplica la fuente de luz sólo en la zona a tratar. En el caso de los órganos internos la luz se hace llegar mediante catéteres. La luz provoca entonces que el fármaco reaccione con el oxígeno generando especies reactivas que matan las células cancerosas. La Terapia Fotodinámica puede trabajar también mediante la destrucción de los vasos sanguíneos que alimentan las células cancerosas y a través del sistema inmune para atacar el cáncer. El período de tiempo desde que el fármaco se administra hasta que se aplica la luz puede ir desde un par de horas a un par de días y depende de los medicamentos utilizados. Es eficaz, no causa problemas a largo plazo y aunque se utilizó para tratar el cáncer por primera vez hace ya más de 100 años hoy sigue siendo la gran ignorada por la Oncología convencional. Y eso que la propia American Cancer Society reconoce sus ventajas: “No tiene efectos secundarios ni a largo plazo cuando se usa adecuadamente, es menos invasiva que la cirugía, puede ser dirigida con precisión y, a diferencia de la radiación, se puede aplicar varias veces en el mismo sitio si es necesario. No dejando apenas cicatriz tras la curación”. El profesor Diego Armesto, catedrático de Fotoquímica Orgánica -sin duda uno de nuestros mejores especialistas en la materia- nos ayuda en el artículo a entender las posibilidades de esta nueva herramienta terapéutica

(Información publicada en el número 103).
 
 
 La eficacia del muérdago -la planta de los druidas- contra el cáncer
El doctor Ángel Borruel, miembro de la Asociación Española de Médicos Naturistas, lleva 17 años utilizando en España el muérdago para tratar el cáncer con buenos resultados. Y es que la “planta de los druidas” refuerza el sistema inmune, inhibe los oncogenes que estimulan la angiogenesis e impiden la apoptosis mejorando además la calidad de vida del paciente. El propio National Cancer Institute estadounidense ha reconocido que tiene interés en el tratamiento del cáncer no sólo porque provoca la muerte por apoptosis de las células cancerosas sino también por su capacidad para estimular el sistema inmune. Facultad que achaca a dos de sus componentes: las vixcotoxinas y las lectinas. El muérdago cuenta con una amplia difusión en Europa como tratamiento antitumoral especialmente en Alemania, Suiza y Austria. Allí los extractos disponibles son comercializados bajo una amplia variedad de nombres que incluyen los de Iscador, Eurixor, Helixor, Isorel, Iscucin, Plenosol y Anaboba Viscum. En Alemania es el producto oncológico más utilizado, incluidos los fármacos quimioterápicos de cualquier tipo. Bueno, pues a pesar de que existen numerosos estudios sobre la eficacia del muérdago en los que se ha constatado una mejoría de la supervivencia y la calidad de vida de los enfermos los oncólogos españoles siguen sin usarlo.

(Información publicada en el número 104).
 
 
 Espectaculares resultados en cáncer con protocolos homeopáticos
Después de tratar con protocolos homeopáticos a 21.888 pacientes de cáncer entre 1990 y 2007 los doctores hindúes Prasanta Banerji y Pratip Banerji -padre e hijo- han confirmado la utilidad de la Homeopatía en el tratamiento de esta enfermedad. Y es que un 44% de los enfermos de cáncer tratados obtuvo notables beneficios - 21% de los casos, remisión; 23% estabilización y mejoría- tras ser tratados exclusivamente con productos homeopáticos carentes de efectos secundarios. Ahora bien, en el 80% de los casos los enfermos no habían sido operados ni recibieron quimioterapia o radioterapia. El protocolo de los Banerji está resultando especialmente útil sobre todo en los tumores cerebrales. Por eso a día de hoy son ya varios los estudios conjuntos que hay en marcha en Estados Unidos. Hasta el Instituto Nacional del Cáncer está llevando a cabo un estudio de carcinoma broncogénico en su clínica de la India. Los Banerji están colaborando además en el tratamiento de diferentes tipos de cáncer con el Anderson Cancer Center de Houston. Y han comenzado un estudio conjunto con el Presbiterian Hospital de Nueva York –dependiente de la Universidad de Columbia- en el ámbito del cáncer cerebral en niños que abarca pacientes desde un año a 21. En contra de los postulados más clásicos de la Homeopatía los Banerji, basándose en su experiencia de 50 años de observación clínica, trabajan con remedios específicos con diluciones fijas para cada enfermedad.

(Información publicada en el número 107).
 
 

 Javier Herráez, oncólogo: “No se justifica que la quimio y la radioterapia sean aún los tratamientos de referencia en cáncer”

Cada vez más oncólogos entienden que en la actualidad no se justifica que la quimio y la radioterapia sean los tratamientos de referencia en el abordaje del cáncer aunque la mayoría no se atreva a decirlo públicamente por la presión de sus colegas y el miedo a perder el empleo. No es sin embargo el caso del doctor Javier Herráez quien tras varios años ejerciendo como oncólogo en la isla canaria de Lanzarote y ver los pobres resultados que se obtienen con los fármacos, la radiación y la quimioterapia está persuadido de que ha llegado el momento de desmitificar los tratamientos convencionales porque en su opinión no son la solución en la mayoría de los casos. Herraez denuncia que las posibilidades terapéuticas que el sistema oncológico pone a disposición del oncólogo son mínimas: fármacos, fármacos y más fármacos. No se valoran otras posibilidades y ni siquiera se tienen en cuenta los factores psicológicos y emocionales de los enfermos. Hasta los servicios de Psiquiatría y Psicología de los hospitales –señala- se ocupan sólo de ofrecer meros cuidados paliativos. También afirma en la entrevista que la influencia de los laboratorios es evidente. Ante este cúmulo de evidencias decidió un día afrontar esta enfermedad ayudando a los enfermos a superarla cambiando su estilo de vida, hábitos y costumbres –sobre todo las alimenticias- ayudando a los pacientes a afrontar sus problemas –emocionales y físicos- con sentido común y utilizando tratamientos alternativos para conseguir que sea el propio organismo el que reaccione mejorando sus defensas.

(Información publicada en el número 107).
 
 
 La Oncología Integrativa
Oncóloga clínica en excedencia -después de pasar por la práctica oncológica diaria en el Hospital- Natalia Eres apuesta por abrir los tratamientos convencionales a aquellas medicinas complementarias que han demostrado eficacia clínica. En Estados Unidos algunos de los centros oncológicos más importantes -el Dana-Farber Cancer Institute, el San Diego Cancer Research Institute, el NewYork Presbyterian Hospital, el Memorial Sloan Ketering Cancer Center de Nueva York, o el MD Anderson Cancer Center de Texas - han decidido ya incorporar diversas terapias alternativas convirtiéndolas en complementarias dando lugar a lo que actualmente se denomina Abordaje Oncológico Integral u Oncología Integrativa. Al principio se trataba sólo de combatir síntomas pero en la actualidad se busca también alargar la supervivencia de los enfermos. En esta misma línea Natalia Eres ha decidido dejar la práctica oncológica hospitalaria y trata hoy de poner en marcha en nuestro país un proyecto similar. Está convencida de que en apenas unos años la Quimioterapia como hoy se entiende y práctica habrá desaparecido y se tenderá a combinar fármacos más específicos y menos tóxicos con remedios naturales cuyos mecanismos de acción se hayan confirmado clínicamente. Con su proyecto de integración entre lo mejor de la medicina convencional y de las medicinas complementarias Eres trata de difundir un cambio de mentalidad que contribuirá a mejorar el tratamiento de los enfermos de cáncer.

(Información publicada en el número 108).
 
 
 Los quimioterápicos usados en cáncer, tan caros como inútiles
El New York Times -con un reportaje titulado Los costosos medicamentos contra el cáncer ofrecen esperanza pero también suponen un dilema- y el Wall Street Journal -con una información titulada El Reino Unido afirma que un medicamento contra el cáncer de mama no vale el dinero que cuesta- pusieron en evidencia que lo único que logran los fármacos usados por los oncólogos en Quimioterapia para los cánceres con peor pronóstico es prolongar la vida unas semanas o unos pocos meses en el mejor de los casos, y normalmente a costa de empeorar enormemente la calidad de vida de quienes los usan. Y para tan exiguo y discutible “logro” los estados abonan auténticas millonadas a los laboratorios. Las multinacionales farmacéuticas ingresan hoy por los inútiles fármacos con que tratan el cáncer más de 34.600 millones de dólares al año ocupando ya el segundo lugar en el ranking mundial. Incluso la nueva generación de tratamientos biotecnológicos que se suponía iban a revolucionar los tratamientos sólo han deparado hasta el momento medicamentos carísimos que además deben utilizarse en combinación con los quimioterápicos antiguos aún cuando estaban llamados a sustituirlos. El resultado es que los efectos secundarios de los nuevos tratamientos siguen siendo igual de graves y los gastos de los sistemas públicos o privados se siguen disparando. Y todo ello sin lograr nada realmente útil.

(Información publicada en el número 109).
 
 
 El pH, el bicarbonato y el cáncer
El oncólogo italiano Tulio Simoncini sostiene que para tratar el cáncer lo mejor es utilizar algo tan simple como bicarbonato sódico diluido en agua destilada. Simoncini afirma que la principal causa del cáncer es un hongo: la Candida Albicans. En pocas palabras, el resultado de la colonización fúngica es una reacción defensiva orgánica que trata de enquistar la colonia de hongos en el tejido conectivo del órgano invadido a través de una hiperproducción celular. Así se iniciaría la formación tumoral. Siendo cada tipo de cáncer causado por un hongo de esa especie. Y la configuración histológica del tumor la suma del resultado de la reacción de defensa de un tejido contra la invasión fúngica y la propia masa del hongo. Por eso apuesta por una solución simple: bicarbonato sódico Un producto que mucha gente no sabe que produce el propio cuerpo -y por tanto es inocuo en dosis no excesivas- y que permite alcalinizar el organismo al oxigenarlo y contrarrestar el entorno ácido en el que crecen los tumores. Simoncini también defiende el poder antifúngico del bicarbonato más allá de su condición alcalinizante. La dilución puede ingerirse, aplicarse por vía intravenosa y en los casos más complicados, cuando se quiere llegar rápidamente cerca del tumor, utilizarse los mismos métodos clínicos que se usan habitualmente para la exploración de cavidades y órganos. El bicarbonato, sea por su capacidad antifúngica o por su poder de alcalinización, es pues una alternativa para el tratamiento del cáncer barata, eficaz y sin efectos secundarios.

(Información publicada en el número 109 y 120).
 
 
 Novedoso método para afrontar el cáncer basado en la Medicina Tradicional China
Para la Medicina Tradicional China todas las enfermedades –incluido el cáncer- las causa fundamentalmente una alteración en el flujo de energía del organismo que puede deberse a muchos y complejos factores -una dieta y un estilo de vida desequilibrados, el estrés, emociones traumáticas o reprimidas, un organismo intoxicado, la falta de ejercicio...- sin obviar una posible influencia genética. Traduciendo a términos convencionales el lenguaje poético chino podría decirse que para la Medicina Tradicional China el cáncer se resume en la fórmula: Intoxicación + pH ácido + Metástasis + Inmunodeficiencia = Cáncer. De ahí que lo mejor tanto para prevenir como para afrontar un cáncer sea pues desintoxicar el organismo, alcalinizarlo, alimentarse adecuadamente, resolver los problemas psicoemocionales, hacer ejercicio y potenciar el sistema inmune. A todo ello contribuye la fórmula elaborada con plantas chinas por el especialista en MTC Roberto Carlos Solís Carini, la fórmula ATT/2005 probada con éxito en el Hospital de Xi Yuan, probablemente el más importante Centro de Medicina Tradicional China de Pekín- cuyos componentes ayudan a eliminar los tóxicos acumulados, detener el proceso canceroso y evitar las metástasis al tiempo que refuerza las defensas del organismo. Lo que en principio se planteó como ayuda complementaria para evitar la aparición tumoral, a través de la experiencia clínica ha demostrado ser eficaz tanto en los estados incipientes del desarrollo tumoral como a la hora de detener el crecimiento celular anormal.

(Información publicada en el número 110).
 
 
 Renoven/Bio-Bac: ideal para subir las defensas ante cualquier patología
Luc Montagnier declaró tras saber que le habían dado el Nobel de Medicina que su próximo reto sería descubrir terapias complementarias que permitan que el propio sistema inmune de los enfermos de Sida controlar la infección. Bueno, pues ése es el caso de Renoven –actual nombre del Bio-Bac- ya que además de ser eficaz en el tratamiento del cáncer es un potente reforzador inmunitario. Lo demuestran los ensayos clínicos realizados hace años –entre ellos los estudios fase II y III efectuados en 1997 en el KISS-Curatorium for Immunodeficiency de Munich (Alemania) que demostraron que aumenta el número de linfocitos CD4 y CD8- y lo corroboran los que acaban de hacerse en la empresa de biotecnología Ebiotec. El informe “Estudios sobre la actividad inmunorreguladora del extracto FR-91” (Renoven) concluye que el aumento de población de linfocitos totales (CD3) tanto en el grupo de sujetos normales como en el grupo de pacientes con linfoma permite pensar que el Renoven-Bio-Bac es una clara posibilidad de tratamiento en pacientes donde se encuentre un déficit inmunológico cuantitativo celular. El Renoven contribuye a disminuir la frecuencia y la severidad de las infecciones y complicaciones que afecten al sistema inmunitario, en las que sea necesario incorporar el uso de un inmunoestimulante. La segunda parte del estudio sobre el producto además de reconocer una vez más “propiedades inmunoterapeúticas”, confirmó también “la inhibición del crecimiento tumoral in vivo” en determinadas líneas de células tumorales.

(Información publicada en el número 111).
 
 
 El Par Biomagnético. Los falsos cánceres y los cánceres verdaderos
El doctor mexicano Isaac Goiz defiende que toda patología se inicia en dos puntos relacionados - Par Biomagnético - en uno de los cuales existe acidificación mientras que en el otro se produce alcalinización. Y eso hace que en uno se acumulen los virus y hongos, y en el otro las bacterias y parásitos. Con dos simples imanes de una potencia superior a 1.000 gauss sobre esos puntos puede llegar a neutralizarse el pH con lo que los microorganismos pierden su capacidad patógena. El sistema de diagnóstico parte de la Kinesiología. La acidosis en un órgano acorta la materia y, por tanto, decrece en sus dimensiones. Todo ello en presencia siempre de virus. La alcalosis lleva a la distensión del órgano y posteriormente a la disfunción y a los procesos degenerativos, en presencia de bacterias. Bueno, pues esos cambios internos se reflejan externamente en el acortamiento o alargamiento de la pierna en el lado derecho cuando se realiza el testaje sobre la persona tumbada con el imán o se enuncian verbalmente los puntos de búsqueda. Goiz considera que en el cáncer la mayoría de los casos son falsos positivos a los que considera abscesos. Sólo son verdaderos aquellos en los está presente el bacilo de la lepra. Sea eliminando los patógenos en los falsos diagnósticos, o los que dan lugar al cáncer verdadero, el Par Biomagnético es una respuesta terapéutica, simple, eficaz y sin efectos secundarios.

(Información publicada en el número 112).
 
 
 Muchos productos para tratar el cáncer de mama se probaban ¡con células de melanomas!
Las células utilizadas in vitro para probar la eficacia de muchos de los fármacos que hoy se usan para tratar el cáncer de mama se probaron en realidad con células procedentes de melanomas Y éstas tienen características moleculares y genéticas muy diferentes. Así lo denuncia la prestigiosa revista The Scientist. La revista convirtió una discusión científica sobre la naturaleza de una determinada línea de células cancerígenas utilizada en investigación básica –la MDA-MB-345- en una denuncia capaz de incidir directamente en el corazón del tratamiento de uno de los peores cánceres conocidos: el cáncer de mama metastático. Según señalaba Megan Scudellari en el artículo titulado A case of mistaken identity (Un caso de identidad equivocada)un creciente cuerpo de evidencias sugiere que la línea celular que ha sido en los últimos 25 años piedra angular de la investigación sobre cáncer de mama metastásico deriva realmente de células de melanoma. La conclusión es devastadora, ya que las hipótesis sobre el cáncer de mama basadas en estudios de esa línea celular pueden ser incorrectas y los tratamientos desarrollados a partir de ellas ser, en última instancia, ineficaces. Un nuevo escándalo sacude la Oncología.

(Información publicada en el número 112).
 
 
 El arabinoxilano del salvado de arroz, potente inmunomodulador
El arabinoxilano presente en el salvado del arroz -uno de los componentes más activos del grupo de las hemicelulosas- es uno de los inmunomoduladores naturales más potentes que se conocen. Mejora el sistema inmunitario debilitado, de manera rápida y segura. De hecho resulta significativo que sus efectos sean similares a los que producen inmunoestimulantes como la interleuquina-II. Con la ventaja de que no produce toxicidad ni efecto secundario adverso alguno. Ahora bien, existen distintas formas de arabinoxilano en el mercado pero sólo la que se obtiene del salvado del arroz ha demostrado en ensayos potenciar la actividad inmunológica, de las células T, B y, en particular, de las natural killer (NK), que constituyen aproximadamente el 15% de las células blancas de la sangre y han sido definidas como la primera línea de defensa contra las células anormales. Es útil por tanto incluso en tratamientos oncológicos. En la Clínica Aeskulap de Suiza donde se trata a los pacientes de cáncer de manera integral, su director médico, Cesary Winnicky, reconoce que hay dos productos eficaces que ayudan notablemente en tales casos: el muérdago y el arabinoxilano. Los estudios realizados demuestran que el arabinoxilano es además un eficaz sensibilizador para la quimioterapia, por lo que puede ser un adyuvante eficaz en el tratamiento del cáncer.

(Información publicada en el número 113).
 
 
 La utilidad de una dieta cetogénica en el tratamiento del cáncer
La doctora Melanie Schmidt y la bióloga Ulrike Kämmerer han realizado en el Hospital de la Universidad de Würzburg de Alemania, un ensayo con resultados esperanzadores con pacientes de cáncer en fase terminal con un “medicamento” inesperado: una dieta cetogénica rica en grasas y baja en carbohidratos. Las dos investigadoras basaron su tratamiento en la aplicación terapéutica del llamado Principio Warburg: como las células cancerígenas se alimentan básicamente de glucosa privar de ésta al organismo impedirá -o al menos dificultará- que puedan alimentarse y crecer. Las modernas técnicas diagnósticas de imagen no dejan lugar a dudas sobre el alto consumo de glucosa de las células tumorales. Cuando el organismo necesita glucosa y no puede echar mano de los glúcidos o hidratos de carbono –porque no los ingerimos o porque no son suficientes los que se han ingerido- utiliza las grasas para sintetizarla. La combustión de las grasas puede, llegado el momento, mantener la necesidad de energía del cuerpo. De hecho se calcula que entre un 30% y un 40% de la energía consumida por el cuerpo tras un ayuno de 3 días procede de “cuerpos cetónicos”. Se sabe que hasta el cerebro puede utilizarlos para cubrir con ellos el 60% de sus necesidades metabólicas energéticas. Por tanto, intervenir sobre el metabolismo de la glucosa puede ser una solución beneficiosa para los pacientes oncológicos. Las dietas cetogénicas, inicialmente planteadas para perder peso, empiezan a demostrar también su utilidad para tratar además problemas cardiovasculares y neurodegenerativos, incluyendo la epilepsia, el alzheimer, el parkinson y la esclerosis lateral amiotrófica.

(Información publicada en el número 114).
 
 
 Tratamiento del cáncer con ozono
Aunque el ozono existe de forma natural su fabricación para usos terapéuticos se realiza provocando en un recipiente que contenga oxígeno en forma de gas (O2) una descarga eléctrica de alto voltaje para dar lugar a un oxígeno triatómico inestable -el O3 u ozono- que puede separarse fácilmente y combinarse con otras moléculas facilitando su poder oxidativo. Convencido de que el ozono de uso médico puede ser eficaz en casos de cáncer el doctor Juan Carlos Pérez Olmedo ha tratado por vía intraperitoneal diversos cánceres, de pulmón, laringe, vejiga, carcinoma de ovario y adenocarcinoma de colón, entre otros, con la tranquilidad de saber que se trata de una sustancia inocua que se usa hoy en el tratamiento de muchas otras patologías: artrosis, diabetes, alzheimer… Las propiedades terapéuticas del ozono -aumento del transporte del oxígeno, estimulación y activación de sistemas enzimáticos antioxidantes, actividad inmunomoduladora, antiinflamatoria y analgésica, junto a sus propiedades germicidas- sumadas a la ausencia de efectos secundarios, convierte a la mezcla de gases oxígeno-ozono en una terapia imprescindible en todas aquellas enfermedades dónde están involucrados fenómenos oxidativos, degenerativos, inmunológicos, infecciosos y tumorales. Estudios recientes apuntan además a una potente actividad antitumoral cuándo se administra por vía intraperitoneal.

(Información publicada en el número 115).
 
 
 La Hipertermia en el tratamiento tumoral
El desarrollo de la Hipertermia ha dado lugar a una nueva generación de dispositivos que permiten ya su uso en el tratamiento de tejidos tumorales profundos - Hipertermia Regional Profunda - con un control más preciso y exacto en la administración del calor lo cual aumenta los beneficios y elimina por completo los riesgos. De hecho con los equipos adecuados se puede ya mantener en una zona concreta una temperatura muy elevada (43,5º C) durante una hora sin efectos colaterales. Una de las principales causas de la citotoxicidad tumoral de la Hipertermia a altas temperaturas es el daño irreversible provocado sobre la microcirculación tumoral. Además al aumentar la vasodilatación e incrementar la circulación sanguínea se consiguen numerosos efectos indirectos como la reducción de la acidez extracelular, mejora del metabolismo, mejor respuesta inmunológica y mejor eliminación de desechos tóxicos. Por otra parte el calor es radiosensibilizador y quimiosensibilizador, lo que permite a la Hipertermia mejorar los resultados de los tratamientos convencionales. Pues bien, a pesar de su contrastada eficacia sigue siendo ignorada por los oncólogos. Y eso que se han documentado resultados relevantes en el tratamiento de melanomas y tumores de cabeza, cuello, pechos, cerebro, vejiga, recto, pulmones, esófago, cuello de la matriz, vulva y vagina.

(Información publicada en el número 116).
 
 
 Dudas sobre la validez del PSA prostático en los enfermos de cáncer
Un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha concluido que la prueba del PSA permite diagnosticar cánceres de próstata antes y en mayor número pero que no sirve para reducir el número de muertes. Los “falsos positivos” -personas cuya concentración de PSA en sangre es elevada pero se constata posteriormente que no padecen cáncer- llevan a menudo a procedimientos médicos invasivos que representan riesgos innecesarios. Es más, según John E. Niederhuber -director de ese instituto- el trabajo demuestra que muchos hombres sufren hoy graves efectos secundarios –como impotencia e incontinencia- tras ser tratados por dar positivo y en realidad no tenían cáncer o, teniéndolo, iban a pasar muchos años antes de que éste pudiera provocarles problemas ya que el de próstata avanza muy lentamente. En suma, la polémica está abierta. El propio Instituto Nacional del Cáncer estadounidense lo admite: “El uso del PSA como examen selectivo de detección de cáncer de próstata es controvertido porque aún no se sabe si esta prueba verdaderamente salva vidas. Además no está claro si los beneficios del examen de detección del PSA superan los riesgos de las pruebas de diagnóstico que le siguen y los tratamientos para el cáncer Por ejemplo, la prueba de PSA puede detectar cánceres pequeños que nunca hubieran amenazado la vida del paciente. Esta situación de diagnóstico exagerado presenta un riesgo para los hombres porque puede llevar a complicaciones causadas por tratamientos innecesarios como cirugía o radioterapia.”

(Información publicada en el número 117).
 
 
 La Vitamina C intravenosa
El doctor Miguel Ángel Ibáñez compagina la investigación bioquímica en la Universidad de Barcelonacon la práctica de la Medicina Biológica. Hace apenas unos meses presentó en la Universidad de San Diego (EEUU) un trabajo junto a la Universidad de Stanford en el que describe nuevos mecanismos de acción de la vitamina C. Después de cientos de casos tratados con vitamina C intravenosa, no tiene dudas de su eficacia en casos de cáncer, y otras patologías degenerativas. La vitamina C, aplicada por goteo, no sólo tiene efecto antitumoral sino también antidegenerativo, se trata de un potente antihistamínico y antiinflamatorio. Y aún más, las investigaciones realizadas por Ibañez han constatado experimentalmente que evita que el estrés oxidativo producido por los radicales libres induzca degeneración y destrucción celular. En los pacientes de cáncer la forma más adecuada de Vitamina C es el ascorbato cálcico o el éster de vitamina C, dos vehículos muy interesantes porque al introducirlos se produce una disociación en ácido ascórbico, por un lado, y calcio por otro. Y el calcio tiene un efecto antiácido y antiprotones claramente descrito. Lo que aconseja su uso no sólo en casos de cáncer sino en todas las enfermedades degenerativas. Y esto tiene una transcendencia y relevancia enormes.

(Información publicada en el número 118).
 
 
 La Patología mitocondrial, el cáncer y el MORA
Para el doctor Gottfried Cornelissen el cáncer es consecuencia de un daño sostenido sobre el metabolismo de las mitocondrias, resultado tanto de una deficiencia nutricional como del impacto de los tóxicos sobre la mitocondria. El cáncer no sería por tanto una patología local sino un proceso degenerativo sistémico –es decir, global- que se inicia cuando el llamado sistema básico de Pischinger se ensucia afectando al funcionamiento mitocondrial de las células y éstas, en un intento de sobrevivir, ponen en marcha el mecanismo de proliferación celular que llamamos cáncer. La transformación mutagénica del ADN sería por tanto efecto y no causa de la célula tumoral. El programa de Diagnóstico Sistémico del MORA mediante frecuencias biológicas es altamente valioso para la prevención del desarrollo tumoral al ser capaz de testar y corregir los desequilibrios del individuo antes de que se produzcan daños en las mitocondrias. Incluye diversos tests –entre otros, uno que contiene los posibles estresores y noxas, otro que incluye los órganos y tejidos que pueden estar afectados, y otro de sustancias beneficiosas para el organismo- con los que se realizan un test de cuantificación y otro de correlación que permiten determinar y tratar las causas de cualquier problema degenerativo. La experiencia de Cornelissen sugiere que entre el 60 y el 80 % de los desarrollos tumorales podrían ser evitados si el sistema inmune está adecuadamente reforzado a través de suplementos de micronutrientes testados para el paciente, el espectro hormonal está en equilibrio y el organismo está libre de materiales tóxicos.

(Información publicada en el número 119).
 
 
 Tratamiento holístico del cáncer
El doctor Alberto Martí Bosch ha pasado de utilizar los métodos convencionales en el tratamiento del cáncer a buscar la recuperación de sus pacientes de forma holística mediante medios naturales. Un protocolo que inicia desintoxicando -y por tanto desacidificando- el organismo volviéndolo alcalino y rico en oxígeno ya que éste es tóxico para la célula tumoral anaeróbica. Algo para lo que es clave una alimentación cuya base sean las verduras y las frutas. Obviamente hay que eliminar de la dieta todo lo que acidifica y eso incluye el alcohol, el café, el tabaco, el azúcar, los lácteos, los hidratos de carbono refinados, la carne roja… Desintoxicación que debe de ir acompañada del uso de infusiones de hierbas y baños calientes de agua con sal marina. En segundo lugar debe seguirse una dieta hiposódica, es decir, muy baja en sodio o sal. Con una dieta hiposódica las células cancerosas no pueden mantener la estabilidad de la membrana y el citoplasma. Y tercero, es preciso aportar al sistema enzimas proteolíticas de acción selectiva, enzimas con capacidad para eliminar las proteínas dextrógiras dejando intactas las levógiras (como las contenidas en el Bio Bac/Renovén, producto creado por D. Fernando Chacón); al eliminarlas se deja a las células tumorales sin alimento. El tratamiento puede complementarse con una suplementación ortomolecular específica y adecuada a cada persona y otras herramientas terapéuticas como el protocolo homeopático propuesto por los doctores Banerji, la Hipertermia, la Ozonoterapia, la Biorresonancia, etc. que ayudan a que la respuesta del organismo sea más rápida sin producir efectos secundarios negativos.

(Información publicada en el número 123).
 
 
 La Vacuna autóloga CIMT.54
El médico colombiano Hugo Segura Puello, investigador del cáncer en la Universidad Manuela Beltrán, ha desarrollado una vacuna autóloga para el cáncer denominada CIMT-54 con resultados muy prometedores. La vacuna ha logrado bloquear la progresión de algunos cánceres y aunque en otros casos no ha sido así -por el avanzado estado de deterioro de los pacientes- el balance obtenido hasta el momento es muy satisfactorio..Las investigaciones realizadas en las fases clínicas I y II han demostrado que reactiva, modula y potencia el sistema inmune consiguiendo que en el 76% de los enfermos tratados el tumor detuviera su crecimiento y que en un 9% las lesiones tumorales disminuyeran o desaparecieran. La vacuna CIMT-54 contiene un antígeno asociado al tumor que se extrae de la sangre del paciente, ADN de un virus atenuado para hacer reaccionar al sistema inmune y unos aminoácidos que sirven para regenerar los tejidos, bloquear la enzima colagenasa y estimular la producción de colágeno. Ha mostrado su eficacia sobre todo en melanomas y cánceres de mama y próstata aunque dados los buenos resultados obtenidos se mantienen grandes esperanzas en su utilidad en otros cánceres, especialmente en el caso de los linfomas. Se aplica en diez dosis a lo largo de veinticuatro meses. Las 3 primeras una vez por semana –para estimular el sistema inmune a fin de que reconozca lo más rápido posible el antígeno tumoral presente en ella- y las otras siete a razón de una cada dos meses a modo de refuerzo.

(Información publicada en el número 126).
 
 El Grupo Especial para el Cáncer de Estados Unidos denuncia el exceso de tóxicos ambientales
El número de casos de cáncer que provoca la actual contaminación ambiental es mucho mayor de lo que hasta ahora se pensaba. Así lo ha denunciado el Grupo Especial para el Cáncer encargado de asesorar al presidente de Estados Unidos sobre la enfermedad. Su informe señala que la exposición a los contaminantes ambientales –radiaciones, medicamentos, productos químicos industriales y de uso doméstico, etc.- es cada vez mayor y altera o interfiere diferentes procesos biológicos. Siendo los más perjudicados los niños, expuestos hoy desde edades muy tempranas a multitud de contaminantes.

(Información publicada en el número 129).
 
 El actual enfoque terapéutico del cáncer es inadecuado y anacrónico
La tesis -sostenida durante décadas- de que el cáncer no es en realidad una patología única sino el nombre genérico que designa a un grupo de 200 enfermedades diferentes que requieren tratamientos distintos -agresivos, tóxicos y, en muchos casos, cancerígenos- comienza a ser seriamente cuestionada ¡en el propio seno de la Oncología! Así lo indica lo dicho entre el 26 y el 29 de septiembre pasados en el Primer Congreso internacional para la utilización de inhibidores de bombas de protones en el tratamiento del cáncer que organizado por la Sociedad Internacionalpara el Estudio de la Dinámica de Protones en el Cáncer (ISPDC) acaba de celebrarse en Roma. Esta entidad, cuyo vicepresidente es el oncólogo español Salvador Harguindey, cuenta con numerosos investigadores de los cinco continentes y defiende un modelo unificador de interpretación del desarrollo del cáncer y los fenómenos tumorales en el que se considera básico entender -a fin de poder desarrollar nuevas terapias- que hay un denominador común en todos los casos: una evidente alcalinización intracelular unida a una acidificación extracelular.

(Información publicada en el número 132).
 
 Los bifosfonatos pueden necrosar la mandíbula y provocar cáncer de esófago
La multinacional Merck se enfrenta de nuevo en los tribunales estadounidenses a las consecuencias de los efectos que provocan sus medicamentos; en esta ocasión a las acusaciones formuladas por diversas personas que afirman que su fármaco Fosamax les ha provocado osteonecrosis de mandíbula (la llamada "muerte de la mandíbula"). Y que sus denuncias tienen fundamento lo demuestra que ya se han producido las primeras sentencias favorables a las víctimas y aún quedan numerosas causas pendientes. Fosamax pertenece a la familia de los bifosfonatos de los que ¡continúan vendiéndose media docena de marcas! Lo patético es que se trata de un “medicamento” para tratar una “no enfermedad” como la “Osteoporosis ligada a la menopausia” y que aunque la farmacéutica conocía el peligro decidió comercializarlo. Es más, ahora se alerta de que puede provocar también cáncer de esófago.

(Información publicada en el número 134).
 
 Carta abierta al Dr. Mariano Barbacid
Un grupo de prestigiosos oncólogos médicos e investigadores en el campo de la Oncología -básica y clínica- ha decidido enviar a través de Discovery DSALUD una “carta abierta” al Dr.Mariano Barbacid -Director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)- en la que le solicitan responda públicamente a una serie de cuestiones de vital importancia en el momento actual de la investigación del cáncer y diga si está de acuerdo en que ha llegado la hora de hacerse un replanteamiento global sobre esta patología, muy especialmente en lo que a la manera de afrontarla se refiere dado el fracaso de los actuales tratamientos médicos en la mayoría de los tumores malignos. Los firmantes son miembros de la International Society for Proton Dynamics of Cancer (ISPDC)-Sociedad Internacional de la Dinámica de Protones en el Tratamiento del Cáncer (www.ispdc.net)- y entre ellos se encuentran el presidente y vicepresidente de la organización.

(Información publicada en el número 134).
 
 Tras ser desahuciado mejora espectacularmente con la vacuna biológica autóloga cimt-54
Al empresario español José Acevedo se le diagnosticó un cáncer de próstata incurable e intratable pero como tenía medios económicos y la búsqueda de respuestas en la Medicina convencional fue un fracaso buscó otras alternativas siendo así como se enteró al leer nuestra revista de la existencia de la vacuna biológica autóloga CIMT-54 creada por el investigador colombiano Hugo Ramiro Segura. Viajó hasta Colombia e impresionado por lo que vio en la Universidad Manuela Beltrán y los casos de cáncer curados decidió probar. Y hoy se encuentra tan mejorado –es pronto para decir curado- que ha puesto en marcha la Asociación Colombia-España contra el Cáncer (ACOESCAN) para difundir la existencia de la vacuna.

(Información publicada en el número 135).
 
 Esperpéntico: le extirpan el estómago ¡para evitar un posible cáncer!
Hace unos meses a una madrileña sana de 52 años se le extirpó el estómago para ¡prevenir un posible cáncer gástrico! La propuesta se la hizo a la paciente la doctora M. Herráiz de la Clínica Universitaria de Navarra basándose en un estudio genético que indicaba una “mutación patológica” que a su entender indicaba que tenía casi un 80% de probabilidades de desarrollar un tumor de estómago “a lo largo de su vida”. Tan inconcebible y esperpéntica decisión se tomó por supuesto desde la “sabiduría de la ciencia médica”. Y es que la Medicina “oficial” sigue ignorando los conocimientos de la Epigenética.

(Información publicada en el número 135).
 
 El timo del Tamiflu
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a todo el mundo con motivo de la famosa e inexistente pandemia de gripe A que se ingiriera un antiviral de los laboratorios Roche que hoy día muchos ingenuos siguen tomando: Tamiflu. Pues bien, un equipo de investigadores encabezado por Tom Jefferson, miembro de la organización independiente Cochrane Collaboration, solicitó a la multinacional las pruebas que demuestran que son ciertas las propiedades terapéuticas alegadas y ésta se ha negado en redondo a dárselas. Lo que han denunciado en un artículo que apareció el pasado mes de enero en el British Medical Journal. En suma, un ejemplo más del fracaso del sistema actual a la hora de garantizar la seguridad y eficacia de los medicamentos. Lo demuestra, por citar los últimos ejemplos, lo ocurrido en las últimas semanas con el Avandia y el Mediator.

(Información publicada en el número 136).
 
 Evgeny F. Stranadko: “La Terapia Fotodinámica es muy eficaz en el tratamiento del cáncer”
El Dr. Evgeny F. Stranadko -Jefe del Departamento de Oncología Láser y Terapia Fotodinámica del Instituto de Investigación de Medicina Láser de Rusia- pasó recientemente por España para presentar los últimos resultados de la Terapia Fotodinámica en los tratamientos oncológicos. Se trata de una terapia carente de efectos secundarios utilizada con excelentes resultados en el tratamiento de todo tipo de tumores que desgraciadamente no ha suscitado el interés de los grandes medios de comunicación a pesar de estar considerándose ya en algunos países como primera opción de tratamiento. Stranadko fue invitado a nuestro país por la empresa asturiana Nuevas Tecnologías Científicas que ha apostado por apoyar esta terapia desarrollando un fotosensibilizador de células cancerígenas de última generación.

(Información publicada en el número 137).
 
 David Khayat: “Nuestros comportamientos alimenticios son los responsables de muchos cánceres”>
David Khayat, exdirector del Instituto Nacional del Cáncer de Francia -desde donde dirigió el Plan Nacional contra el Cáncer-, jefe del servicio de Oncología del Hospital la Pitié-Salpêtrière, profesor de la Universidad Pierre et Marie Curie y uno de los nombres de mayor prestigio internacional en el ámbito de la Oncología visitó recientemente nuestro país para presentar su libro: La biblia contra el cáncer. Una obra en la que explica la relación existente entre la alimentación y el cáncer a la luz de las más modernas investigaciones y que resulta por ello de imprescindible lectura para todos esos oncólogos que aún hoy afirman que la alimentación no juega un papel fundamental tanto en la prevención como en el tratamiento de esta patología. Hemos hablado con él.

(Información publicada en el número 138).
 
 Científicamente constatado: los antioxidantes permiten prevenir y tratar el cáncer
Un equipo de investigadores del Centro Kimmel Cancer Center de Jefferson (Filadelfia, EEUU) ha conseguido la prueba genética de que el estrés oxidativo mitocondrial impulsa el crecimiento tumoral y de que los antioxidantes pueden ayudar a prevenir y tratar el cáncer. Y es que han demostrado que la pérdida de caveolina-1 –proteína supresora tumoral- induce estrés oxidativo mitocondrial iniciando un proceso que favorece la proliferación de células cancerígenas… al menos en la mayoría de los casos de cáncer de mama. Michael P. Lisanti, director de la investigación, ha señalado que una de las próximas metas debería ser pues elaborar fármacos que tengan como objetivo ese tipo de estrés oxidativo destacando la importancia para ello de antioxidantes que ya se comercializan como la N-Acetil Cisteína (NAC), la Glutatión Peroxidasa (GPX), la Superóxido Dismutasa (SOD), la Catalasa (CAD) o el Ácido Alfa Lipoico (ALA).

(Información publicada en el número 139).
 
 Dioses de bata blanca: feroz crítica al negocio de la investigación oncológica
El oncólogo español José Ramón Germá Lluch, jefe del Servicio de Oncología Médica del Instituto Catalán de Oncología y expresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, ha decidido denunciar de una forma valiente que le honra el hecho de que la investigación clínica se ha convertido en un negocio que mueve miles de millones de euros donde el empeño por comercializar nuevos fármacos supera a veces el interés por los futuros pacientes que deben recibirlos. Lo ha hecho en una obra que ha titulado Dioses de bata blanca en la que refleja perfectamente cómo funciona el negocio y actúan las multinacionales para convencer a los médicos de lo que tienen que hacer.

(Información publicada en el número 140).
 
 Utilidad de la adelfa en casos de cáncer
Hace ahora medio siglo el médico turco Hüseyin Ziya Özel constataría algo que le llamó poderosamente la atención: los campesinos que habitaban en la zona alta de una región montañosa de su país enfermaban de cáncer pero no pasaba lo mismo con los que vivían en los valles. Y pronto supo la razón: los de los valles cultivaban una planta venenosa que en España conocemos como adelfa y cuyo nombre botánico es Nerum oleander con la que tradicionalmente se medicaban. Investigaciones posteriores corroborarían su utilidad en casos de cáncer y otras patologías. Y es que el extracto de adelfa contiene unas 50 sustancias con propiedades farmacológicas, entre ellas potentes glucósidos como la oleandrina, la adynerina y el ácido ursólico que han demostrado “in vitro” destruir las células tumorales sin afectar a las sanas al inhibir la NF-kB que controla la proliferación de las células cancerosas.

(Información publicada en el número 141).
 
 Eficacia de la cúrcuma en casos de cáncer y otras patologías
Muchas de las especias que usamos habitualmente al preparar los alimentos no sólo sirven para darles color y sabor sino que permiten prevenir y/o tratar numerosas patologías crónico-degenerativas y el cáncer. Y una de las más investigadas es la cúrcuma destacando en ese sentido los trabajos realizados por el equipo del Dr. Bharat Aggarwal en el hospital M.D. Anderson Cancer Center de Houston (Texas) que corroboran tanto las propiedades antiinflamatorias como anticancerígenas que inmemorialmente se le han conferido y que al parecer se deben sobre todo a su capacidad para interferir la actividad del factor de transcripción NF-kappa B, vinculado por múltiples estudios a gran número de patologías asociadas a procesos inflamatorios y al cáncer.

(Información publicada en el número 142).
 
 El cáncer puede tratarse con radiofrecuencias
Las radiaciones electromagnéticas artificiales son potencialmente peligrosas pero pueden ser también al parecer una posibilidad de tratamiento en casos graves de cáncer. Investigadores de la Universidad de Alabama han publicado al menos un estudio fase II sobre 41 pacientes con carcinoma hepatocelular que fueron tratados eficazmente con radiofrecuencias emitidas a través de un dispositivo que se coloca en el interior de la boca de los enfermos; sin apenas efectos secundarios. Por otra parte, la FDA ha aprobado recientemente otro dispositivo que permite -aplicando unos electrodos en el cuero cabelludo- generar un campo eléctrico alterno de baja intensidad dentro de los tumores cerebrales que evita su proceso de división celular causando la muerte de las células cancerosas.

(Información publicada en el número 144).
 
 Los tumores de mama remiten a menudo espontáneamente
Muchos de los tumores de mama ¡remiten espontáneamente cuando no se tratan! Así se infiere de un estudio efectuado por un equipo de investigadores noruegos que se publicó en octubre de 2011; es decir, desaparecen sin tratamiento si simplemente se da al organismo tiempo suficiente para eliminarlos. Y aún más: el trabajo pone en entredicho la afirmación de que para prevenir problemas es conveniente hacerse mamografías periódicas. Cae pues un nuevo mito al igual que sucedió recientemente con otra de las pruebas más solicitadas por los oncólogos y cuya fiabilidad es nula: la del PSA para determinar un posible cáncer de próstata. Es más, es peligrosa y por eso acaba de recomendarse que deje de usarse en hombres sanos.

(Información publicada en el número 145).
 
LAS PROPIEDADES ANTICANCERÍGENAS DEL IP-6
El IP-6 (hexafosfato de inositol), carbohidrato natural presente en grandes cantidades en los cereales, legumbres y algunas semillas –hoy puede además obtenerse como complemento nutricional- ha demostrado tener un sorprendente efecto anticancerígeno tanto in vitro como en animales y humanos. Además de reducir la proliferación celular maligna el IP6 -sobre todo si se presenta unido al inositol, compuesto del grupo de la vitamina B- llega a provocar la reversión de las células malignas volviendo éstas a la normalidad. De ahí que dada su inocuidad Abulkalam Shamsuddin, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, recomiende ahora su consumo no ya a nivel terapéutico sino incluso como preventivo.

(Información publicada en el número 145).
 
 Utilidad del limón en casos de cáncer
El limón es un alimento pero también un potentísimo fármaco natural ya que es antioxidante, antibacteriano, antiviral, antifúngico, alcalinizante, cardioprotector, desintoxicante, diurético, estimulante del hígado y el páncreas, astringente, antiescorbútico, antihemorrágico, antihistamínico, analgésico, antianémico, antipirético, cicatrizante, expectorante, hidratante, hipocolesterolemiante, hipotensor, inmunoestimulante, remineralizante, tónico, venotónico y anticancerígeno. ¿Sorprendido? Pues está documentado. En todo caso esta vez damos cuenta de las investigaciones que se han centrado en la actividad biológica de los flavonoides, carotenoides y limonoides de los cítricos frente a las células tumorales. Y es que en la naturaleza y no en los fármacos sintéticos está la auténtica fuente de salud.

(Información publicada en el número 146).
 
 ¿Son los parabenos la principal causa del cáncer de mama?
Un reciente estudio británico alerta de nuevo del peligro de los parabenos -o parabenes-, grupo de compuestos químicos considerados disruptores endocrinos que se utilizan como bactericidas y fungicidas pero también como conservantes, sobre todo en alimentos, fármacos, cosméticos y productos de higiene. Y es que unos investigadores los han encontrado ¡en el 99%! de las muestras de tejido tumoral mamario extraído a 40 mujeres sometidas a masectomías. Los autores del estudio no se atreven a pesar de ello a afirmar que los parabenos sean la causa del cáncer de mama pero entienden que es necesario y urgente estudiar el asunto a fondo. No en vano están incluso en cremas y lociones infantiles. Dinamarca, de hecho, ya ha prohibido dos de los parabenos más utilizados en los productos para menores de tres años. Lea pues las etiquetas de lo que compra porque su salud está realmente en juego y nuestras autoridades no van a velar por ella.

(Información publicada en el número 150).
 
 Presentan una “vacuna” útil en el 90% de los casos de cáncer
InMucin es un fármaco presentado como vacuna que según sus creadores permite destruir las glicoproteínas MUC1 alteradas que protegen las células tumorales gracias a lo cual el sistema inmune puede acabar con ellas; incluso en los casos de algunos cánceres agresivos. Ya se ha experimentado en enfermos con buenos resultados en el 80-90% de los casos. Lo singular es que existe en numerosos vegetales una sustancia, la apigenina, que consigue eso mismo; son los casos del perejil, el apio, el tomillo, la hierbabuena, la menta, la manzanilla, la cola de caballo, la melisa, la verbena, la camomila y el espino blanco entre otros. Hasta el vino tinto contiene apigenina.

(Información publicada en el número 151).
 
 El tratamiento del cáncer con antineoplastones del Dr. Stanilslaw Burzynski
El IP-6 (hexafosfato de inositol), carbohidrato natural presente en grandes cantidades en los cereales, legumbres y algunas semillas –hoy puede además obtenerse como complemento nutricional- ha demostrado tener un sorprendente efecto anticancerígeno tanto in vitro como en animales y humanos. Además de reducir la proliferación celular maligna el IP6 -sobre todo si se presenta unido al inositol, compuesto del grupo de la vitamina B- llega a provocar la reversión de las células malignas volviendo éstas a la normalidad. De ahí que dada su inocuidad Abulkalam Shamsuddin, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, recomiende ahora su consumo no ya a nivel terapéutico sino incluso como preventivo.

(Información publicada en el número 152).
 
 Búsqueda de un tratamiento natural y eficaz en cáncer: el Proyecto Halifax
Todo indica que las nuevas terapias dirigidas a oncogenes específicos -presentadas por la industria como la gran solución de futuro en el tratamiento del cáncer- están condenadas al fracaso ante la complejidad y naturaleza de las diversas mutaciones celulares que coinciden en el mismo tumor. Así lo asevera al menos la organización norteamericana Getting to Know Cancer (Conociendo el cáncer) que agrupa a importantes investigadores para quienes cualquier terapia eficaz pasa por combinar sustancias de origen natural capaces de alcanzar múltiples objetivos moleculares, opción terapéutica más eficaz que generaría menos resistencia y además es notablemente menos tóxica. Pues bien, para impulsar estos nuevos protocolos se ha puesto en marcha el Proyecto Halifax.

(Información publicada en el número 153).
 
 Eficacia de la plata coloidal en el tratamiento del cáncer
Un equipo de investigadores de la Universidad de Leedsdirigido por la Dra. Charlotte Willans ha constatado in vitro la eficacia de los ligandos de plata -moléculas orgánicas con un átomo central de plata- en el tratamiento del cáncer. Asegura que es tan eficaz como el cisplatino -uno de los productos más usados en quimioterapia en una amplia variedad de cánceres- pero que a diferencia de éste, que provoca graves efectos secundarios, es inocua. Al menos destruye in vitro las células cancerosas de cáncer de mama y colon. Todo indica pues que debe ser igual de eficaz la plata coloidal, potente microbicida cuyo consumo carece de peligro (lea en nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título La plata coloidal aniquila más de 650 especies de microbios patógenos en minutos publicamos en el nº 102), razón suficiente para que en Europa se haya prohibido como complemento dietético.

(Información publicada en el número 154).
 
 Utilidad del ácido cítrico en cáncer
El médico mexicano Alberto Halabe Bucay afirma que el ácido cítrico puro ingerido en suficiente cantidad permite afrontar el cáncer porque inhibe la glicolisis, es decir, la vía metabólica encargada de oxidar la glucosa a fin de obtener energía por las células (la glucólisis es un proceso de diez reacciones enzimáticas consecutivas que permite convertir cada molécula de glucosa en dos moléculas de piruvato). En otras palabras, impide que la glucosa llegue a las células cancerosas y éstas se alimenten y multipliquen. "El ácido cítrico –explica- inhibe la enzima fosfofructuocinasa, el complejo piruvato deshidrogenasa y la enzima succinato deshidrogenasa del Ciclo de Krebs”. Los resultados obtenidos en más de 300 trescientos casos parecen avalar su propuesta.

(Información publicada en el número 158).
 
 Eficacia de la Autohemoterapia con ozono
Las propiedades terapéuticas del ozono se conocen desde hace más de un siglo, especialmente sus propiedades bactericidas descubiertas en 1870. Bueno, pues a pesar de estar ampliamente demostrada su eficacia para tratar un amplísimo conjunto de patologías y que basta incluso extraer una pequeña cantidad de sangre al paciente, ozonizarla -para así limpiarla y oxigenarla- y volvérsela a inyectar en vena la Ozonoterapia sigue sin ser aceptada institucionalmente por lo que ha quedado absurdamente relegada al ámbito de las terapias complementarias o alternativas. Afortunadamente a pesar del desprecio de los estamentos oficiales el ozono es hoy utilizado por muchos médicos europeos, incluidos algunos españoles entre los que hay expertos muy cualificados.

(Información publicada en el número 158).
 
 La estúpida mutilación de Angelina Jolie
Medios de comunicación de todo el mundo han difundido hasta la saciedad la “amputación profiláctica” de sus senos sanos decidida por la actriz Angelina Jolie siguiendo el estúpido consejo de sus médicos. Porque tildar de “profiláctica” una mutilación absolutamente innecesaria recuerda a las bárbaras lobotomías y sangrías de antaño. Y lo singular es que su fundamento no es otro que la absurda creencia de que nuestra salud está genéticamente determinada lo que es científicamente falso aunque los médicos se empeñen en ignorarlo. El cáncer, adjetivado como hereditario o no y como casi todas la demás dolencias, es el resultado de una forma de vida equivocada y susceptible de solucionarse con medidas sencillas. Lo explicamos de nuevo en detalle.

(Información publicada en el número 162).
 
En realidad la Quimioterapia ¡promueve el cáncer!
Un reciente estudio publicado en Nature Medicine no solo pone en duda que el uso de quimioterápicos sea útil para tratar el cáncer sino que indica que su utilización daña los tejidos sanos adyacentes al tumor y ayuda a que éste se expanda y crezca pudiendo además dar lugar a metástasis. Y es que los quimioterápicos –al menos algunos si no todos- llevan a los fibroblastos a protegerse de ellos segregando unas proteínas -las WTN16B- que en una situación normal se ocupan de mantener la integridad del tejido conjuntivo y son básicos en la cicatrización de heridas y la producción de colágeno pero que ante la presencia de esos venenos ¡producen una cantidad 30 veces superior y eso hace crecer el tumor!

(Información publicada en el número 162).
 
Sorprendentes propiedades de la apigenina en cáncer
La apigenina -nutriente de la familia de las flavonas que inhibe la enzima xantina-oxidasa encargada de transformar las purinas en ácido úrico y está presente en frutas y verduras comunes- es antioxidante, antiinflamatoria, antiespasmódica y anticancerígena; pareciendo ser particularmente eficaz frente a las células cancerosas de mama, tracto digestivo, piel y próstata entre otras tumoraciones. Andrea Doseff, coautora de un reciente estudio sobre ella, ha llegado a decir públicamente que es “la kryptonita que puede acabar con los superpoderes de las células cancerosas”. Y no sólo eso: los investigadores consideran que puede ser eficaz en todas las patologías que se ven afectadas por procesos oxidativos, incluyendo los trastornos cardiovasculares y neurológicos.

(Información publicada en el número 163).
 
Una doctora española supera un cáncer de ovario con múltiples metástasis
A la doctora Odile Fernández -médico de familia- se le diagnosticó en 2010 un cáncer de ovario con múltiples metástasis, patología cuya supervivencia a cinco años es del 5%. Y se dispuso a morir. Sin embargo reaccionó pronto negándose a abandonar a su pequeño de apenas tres años y a su marido, decidió averiguar todo lo que se sabía sobre la enfermedad al margen de la Oncología y comprendió la importancia de lo que pensamos, sentimos, respiramos, bebemos y comemos así como del entorno en el que uno vive. Siguió pues solo parcialmente el tratamiento que le proponían sus médicos, implementó cambios radicales en su estilo de vida y pocos meses después ¡su cáncer había desaparecido! Y convencida de que ello se debió en buena medida a la alimentación –aunque no solo a ella- decidió escribir una obra narrando lo acaecido y cómo recuperó la salud. Nos lo ha explicado en detalle.

(Información publicada en el número 164).
 
Oncólogos norteamericanos denuncian el sobrediagnóstico y sobretratamiento del cáncer
Tres oncólogos norteamericanos acaban de denunciar abiertamente en un artículo publicado en JAMA que el cáncer está siendo sobrediagnosticado y sobretratado falseando la realidad de esta enfermedad y, lo que es peor, haciendo que se apliquen de forma innecesaria tratamientos muy tóxicos ¡a pacientes que en realidad no los necesitan! De ahí que propongan -entre otras medidas de calado- que se cambie ¡hasta la terminología del diagnóstico! reservando la palabra cáncer –con su emotiva carga mortal- a aquellos tumores de rápido crecimiento y alto riesgo de mortalidad. Una propuesta realista pero sorprendente por venir del seno de la propia Oncología convencional.

(Información publicada en el número 165).
 
Se constata la eficacia de los vegetales en el cáncer
Cualquier profesional de la salud debería saber que la alimentación es básica para mantenerse sano; y aún más, que con una buena desintoxicación, algo de ejercicio y una dieta libre de lácteos, grasas saturadas de origen animal, grasas trans, toxinas e hidratos de carbono refinados que sea rica en vegetales –hortalizas, cereales, legumbres, frutos secos, setas, algas y frutas- se puede afrontar cualquier patología ¡cáncer incluido! Pues bien, un equipo canadiense acaba de analizar in vitro las propiedades antiproliferativas de 34 vegetales frente a las células tumorales constatando entre todos los zumos probados que el que posee mayor capacidad antiproliferativa es el ajo ya que inhibe por completo el crecimiento tumoral en ocho líneas diferentes de células tumorales.

(Información publicada en el número 166).
 
Dura crítica al tratamiento oficial del cáncer de mama
Dos oncólogos de la Universidad McMaster de Hamilton (Canadá) especializados en el tratamiento del cáncer de mama con Radioterapia, Colin B Seymour y Carmel Mothersill, acaban de publicar un esclarecedor artículo titulado Causas y tratamiento del cáncer de mama: ¿en qué nos estamos equivocando? en el que plantean directamente que todo lo que cree saberse sobre cáncer debería revisarse en profundidad. Es más, entienden que en muchos casos las agresivas terapias oncológicas no se justifican -incluida la Radioterapia- a la vez que denuncian que se esté sometiendo innecesariamente a muchas personas a radiaciones de carácter "preventivo" -mamografías, radiografías y TACs- sin valorar adecuadamente su peligro ya que son cancerígenas. Y lo más duro: aseguran que muchas de las muertes que se achacan al cáncer se deben en realidad ¡a los tratamientos para el cáncer!.

(Información publicada en el número 168).
 
Demuestran la eficacia anticancerígena de la Calcárea Carbónica
Investigadores hindúes del Instituto Bose de Calcuta, del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de Calcuta y del Consejo Central para la Investigación de la Homeopatía de la India han demostrado en ratones con sarcomas y carcinomas de Ehrlich la eficacia antitumoral de un conocido producto homeopático, la Calcárea Carbónica (a la 6CH), estableciendo por primera vez que la apoptosis de las células cancerosas que induce se debe básicamente a la potenciación del sistema inmune. El estudio, publicado pocas semanas antes de que la Inmunoterapia haya sido reconocida por Science como "el principal avance en el tratamiento del cáncer de 2013", demuestra que a pesar de la actitud displicente de los oncólogos las posibilidades de la Homeopatía en cáncer y otras patologías están avaladas por investigaciones científicas. ¡Y encima son productos inocuos y de bajo coste!.

(Información publicada en el número 169).
 
 
© 2010 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43.
e-mail: mk3@dsalud.com
   
Usuario
Contraseña